El gobernador de San Juan, Sergio Uñac, moderó su apoyo al proyecto de reforma de Ganancias que ya se aprobó en Diputados y ahora se discute en el Senado. “Hay que discutir Ganancias para fortalecer el salario real y aumentar el poder adquisitivo de los trabajadores, pero no se puede dar esa discusión a costa de los ingresos provinciales, de las economías regionales y del mantenimiento del empleo”, dijo.

“Prudencia, coherencia, equilibrio y sensatez deben ser el denominador común para una ley vital para los trabajadores pero también para el federalismo”, pidió.

La declaraciones de Uñac se producen el mismo día que la Casa Rosada anunció que finalmente el BID liberó un crédito de 40 millones de dólares, que requiere aval del gobierno nacional, para completar los estudios del túnel de Agua Negra, una obra estratégica para San Juan, que le permitirá a esa provincia tener un paso a Chile.

Hace pocos días, Uñac en diálogo con FM Milenium, había dicho que “el Senado va a aprobar esto (la modificación en Ganancias) y va a quedar en manos del Presidente tomar una decisión política”.

“Todos queremos que eso ocurra, levantar el piso, que los trabajadores cobren más. Lo discutible es cómo hacemos, cómo distribuimos, cómo generamos ingresos que equilibren la falta o merma de ingresos que va a tener el gobierno nacional”, agregó.

El gobernador de San Juan también defendió la quita de retenciones a la minería al sostener que “quizás 200 o 250 millones de pesos al año las retenciones que se eliminaron, no es una cifra importante a los fines recaudatorios del gobierno nacional”.

Desde que se bajaron esos impuestos “aumentó la cantidad de trabajadores, hubo mayores inversiones y se alargaron la vida útil de los proyectos”, comentó luego y aclaró que “puede haber discusión sobre algún metal en particular pero la minería es necesaria”.

Para finalizar, Uñac sostuvo sobre la minería: “Hay que protegerla como cualquier actividad económica y acá se ha puesto en juego que el país no puede ser tan pendular: eliminar retenciones, volver a ponerlas, eliminarlas. En el extranjero lo ven como un dato para no invertir en el país”.