Esta tarde el Senado aprobó por unanimidad el proyecto que declara la emergencia social hasta 2019 y lo convirtió en ley luego de que Diputados lo aprobase la semana pasada.

Con 49 votos a favor, la Cámara Alta sancionó el proyecto que faculta al jefe de Gabinete a reestructurar partidas presupuestarias hasta 30.000 millones de pesos hasta el fin del mandato del presidente Mauricio Macri.

Clave fue la marcha del 18 de noviembre donde la CGT junto a las movilizaciones sociales reclamaron frente al Congreso que se declare la emergencia social, tal como había surgido del Senado. Preocupado, el Gobierno llamó al diálogo.

El proyecto fue consensuado entre diputados, senadores y referentes de las organizaciones sociales y en la cámara baja había sido aprobado con un enorme apoyo, 227 votos a favor y solo 1 en contra, del salteño Alfredo Olmedo que argumentó ” ningún país se levanta fomentando la vagancia”.

El texto también prevé la creación del “Consejo de la Economía Popular y el Salario Social Complementario (CEPSSC)”, como así también el “Registro Nacional de la Economía Popular (RENATREP)” y la destinación de partidas presupuestarias a los fines de financiar esas instituciones.

El proyecto aprobado explica que “los actuales programas sociales se articularán con la intervención del CEPSSC, promoviendo su progresiva transformación en Salario Social Complementario”.

La idea de declarar la emergencia social surgió a fines de agosto con la senadora peronista Teresita Luna junto a Juan Manuel Abal Medina, este medio adelantó en exclusiva la propuesta que creaba un Salario Social Complementario y decretaba la emergencia nacional únicamente por un año, donde aumentaría la Asignación Universal por Hijo en un 15%.

A partir de ahí comenzaron las exposiciones en comisión y poco a poco creciendo en el ámbito popular. Tanto que luego de la media sanción del Senado, las organizaciones sociales se movilizaron y coparon la plaza del Congreso reclamando su sanción.

El Gobierno rápidamente buscó consensuar con las organizaciones, en un primer momento la ministra de Desarrollo Social Carolina Stanley se reunió, pero no pudo calmar las ambiciones.

Cuando vieron que la oposición se había unido para reclamar la sanción e incluso había llamado a una sesión especial, acordaron con los movimientos sociales un nuevo proyecto y que se trate en extraordinarias .

Días después, diputados de distintas bancas presentaron el proyecto consensuado con las organizaciones y su trámite parlamentario fue rápido, tanto en comisión como en el recinto de cada cámara.

La Cámpora no se hizo presente para votar la ley, que igual llegó sin problemas a la mayoría simple, por el fuerte cruce que tuvieron con el jefe de bancada Miguel Ángel Pichetto, quien apoyó el proyecto del Movimiento Evita.

“No solamente es una respuesta a una situación de desigualdad y justicia sino porque viene a reconocer derechos nada menos que a millones de trabajadores informales que estaban absolutamente marginados de toda cobertura social” festejó Fernando “Pino” Solanas.

Copyright La Politica Online SA 2016.