La vicepresidenta Gabriela Michetti trabó esta jugada veloz orquestada por Miguel Ángel Pichetto y el peronismo no pudo emitir dictamen de Ganancias, con lo cual la oposición no podrá tratarlo el jueves que viene sobre tablas, salvo que se llegue a un acuerdo y el proyecto sea votado con Cambiemos sobre tablas.

Las negociaciones llegaron a su máxima tensión este miércoles, cuando el bloque de senadores del PJ-FPV había alcanzado lo que creía una solución: en una reunión de carácter urgente convocada por Pichetto, definió reemplazar a dos integrantes de la comisión de Presupuesto y Hacienda, con el objetivo de llegar a los 9 votos que necesitaba para lograr dictamen al texto aprobado por la oposición en Diputados.

Pichetto había convocado al bloque de modo urgente y había definido reemplazar al misionero Juan Manuel Irrazábal y el correntino Carlos Espínola de la comisión, presionando así a Rodolfo Urtubey y Dalmacio Mera -destrozados en la reunión por sus compañeros por no haber firmado el dictamen favorable al proyecto de Ganancias de la oposición- y “disciplinarlos” para que pongan su firma. La jugada estaba armada y, satisfecho, Pichetto creyó que obtendría así las nueve firmas que necesita para aprobar el dictamen.

Sin embargo, la maniobra se cayó porque Michetti tenía que poner su firma para autorizar los reemplazos y decidió no hacerlo, informaron fuentes del Senado a LPO.

Este miércoles por la tarde, la Vicepresidenta se encontraba en su despacho, decidida a no prestar atención a las insistentes llamadas de Pichetto, quien le insistía para que autorizara el cambio de miembros de la comisión, supo este sitio. De este modo, el peronismo no pudo obtener el anhelado dictamen y Pichetto quedó en una situación de desventaja, en el marco de sus esfuerzos para presionar al Gobierno.

El argumento de Michetti para no firmar fue que -según considera la vicepresidenta- los cambios de los integrantes deben pedirse antes de que sesione una comisión. Este último es muy habitual en ocasiones en las que algún miembro debe viajar o no puede asistir por algún motivo personal. Sin embargo, allegados a la vicepresidenta indican que no hay antecedentes en los que una comisión comience a sesionar y se defina cambiar sus integrantes porque su postura va en contra de lo que quiere el bloque.

El Gobierno se amparó en esa línea y Michetti tomó así la decisión política de no autorizar los reemplazos. Con lo cual, se cayó la movida que gestó Pichetto y finalmente no habría dictamen. El jefe del bloque PJ-FPV venía presionando al Gobierno y afirmaba que -de no haber acuerdo el próximo miércoles entre el Ejecutivo con los sectores de la oposición, la CGT y los gobernadores- terminará apoyando la ley de la oposición.

En paralelo, los funcionarios de Cambiemos empezaron un intenso trabajo de negociación. Los roles están establecidos y, según explicaron desde la Rosada a LPO, Mario Quintana dialoga con la CGT, Michetti y Federico Pinedo se encargan de la discusión con los senadores, Emilio Monzó con los diputados y Rogelio Frigerio con los gobernadores. El Gobierno espera así que esta vez no haya sorpresas y pueda llegar al miércoles con una ley acordada.

Copyright La Politica Online SA 2016.