Hugo Yasky, secretario General de la CTA, analiza con Mauro Viale las perspectivas de las centrales sindicales si el Gobierno finalmente no aprueba antes de fin de año el proyecto opositor de ley de impuesto a las ganancias.

Sostiene Yasky: “Nosotros reclamamos que se apruebe el proyecto. Y lo que está haciendo el gobierno es generar un laberinto legislativo para que Ganancias definitivamente no se trate. Tirarlo para marzo. De esa manera el impuesto a las ganancias rige ya para el próximo año y las expectativas de los trabajadores son desairadas por un gobierno que aunque ahora diga que fue un problema del spot, que el que hizo el spot se equivocó, lo cierto es que anunciaba directamente la eliminación del impuesto”.

Luego explica que el proyecto opositor era “mucho más responsable” que el anuncio que en su momento hizo el Presidente de eliminación del impuesto, en una promesa mentirosa. En ese sentido, denuncia: “Además es un gobierno que ha instalado la práctica de mentirle a la ciudadanía de manera alevosa. Los números que ellos supuestamente le asignan, el desastre que sería la economía, eso es todo mentira. No se sostiene. Hubo un momento en que Monzó, el representante del oficialismo, estuvo por acordar el mismo proyecto. Eso lo dicen los diarios. Y hubo la decisión política de no hacerlo”.

El dirigente de la CTA sostiene que Cambiemos “está usando a los trabajadores” para hacer política, en un país donde la mitad de los salarios se encuentran por debajo de los 8 mil pesos. “Creo que es inmoral, directamente”, concluye. Y agrega como prueba que “el mismo día que se anunciaba que el impuesto a las ganancias no se podía tocar porque supuestamente íbamos a desestabilizar económicamente al país se anunciaba el decreto del presidente de la Nación por el cual se autoinmunizaban en términos de evasión, de blanqueo, de negocios sucios haciendo que los parientes y testaferros puedan blanquear, por decreto y violando la ley que ellos mismos votaron”.

Por último, opina que la CGT está “con paso cansino, mirando cómo el gobierno entorpece, dilata”. Y añade: “Creo que están cometiendo un error. Espero que las declaraciones de Daer en el sentido de que si el gobierno no aprobaba la propuesta había que tomar medidas más duras nos permitan a las centrales sindicales dar una respuesta de conjunto”. “No podemos seguir desairando a los trabajadores”, concluye.