Sergio Massa y Miguel Pichetto comenzaron esta tarde a negociar un nuevo proyecto de Ganancias sin la presencia del kirchnerismo, aun cuando Axel Kicillof fue parte del proyecto aprobado en Diputados y con preferencia para ser tratado en el Senado el miércoles.

Tras versiones cruzadas sobre una supuesta conferencia de prensa que nunca fue, a las 18 Pichetto ingresó al despacho de Massa y durante 20 minutos repasaron los detalles de un nuevo proyecto de Ganancias y mañana continuarán con el respaldo de economistas. Por la tarde se había acercado Diego Bossio, miembro del bloque justicialista.

La secuencia confirmó que el Gobierno retomó al esquema de negociación que mantuvo todo el año para sancionar leyes claves, integrado por diputados del Frente Renovador y el BJ y el grueso de los senadores del FpV-PJ.

Este último bloque tiene mayoría propia pero al menos una decena de sus miembros se identifican como kirchneristas y ayer despotricaron a Pichetto por negociar con el Gobierno sin consultar.

Lejos de intimidarse, el rionegrino se sumó a una mesa de legisladores y funcionarios nacionales destinada a acordar una nueva reforma de Ganancias que conforme a la CGT, cuya cúpula se reunió esta tarde y mañana volverá a verse con Jorge Triaca y Mario Quintana.

Al salir del despacho de Massa, Pichetto confirmó que los gremios serán los que definan si aceptan el principal nudo del debate: cuanto aumentar el mínimo no imponible y el alcance de las escalas, que el acuerdo de Diputados amplió a horas extras y bonos de producción.

“Hay que esperar el proceso de diálogo entre el gobierno y la CGT, es el tema central y después, por supuesto, los gobernadores. Estamos trabajando con el diputado y con los equipos de trabajo”, indicó Pichetto al salir.

Con los gobernadores no habría mayores problemas si el costo fiscal, que comparten Nación y Provincia, no excede los 30 mil millones de pesos, una de las condiciones del Gobierno para no planchar el tema.

“Estamos abiertos al diálogo y lo más importante es cuidar a los trabajadores, a los monotributistas y a los jubilados”, amplió Massa.

La cumbre final será el lunes a la 11 en la jefatura de Gabinete, donde Pichetto y los jefes de bloque de diputados del Frente Renovador (Graciela Camaño) y el Bloque Justicialista (Oscar Romero) ya fueron invitados a la jefatura de Gabinete.

Se reunirán con Marcos Peña, Rogelio Frigerio y los referentes de la CGT, que tras reunirse con funcionarios del Gobierno esta mañana aceptaron negociar otro proyecto de Ganancias.

Hasta esta tarde no había llegado la invitación a Héctor Recalde y tampoco a Kicillof, quien está por brindar una charla en La Plata.

El objetivo de máxima es consensuar una ley que se trate el miércoles en el Senado y se sancione el jueves en Diputados y sería posible hacerlo sin los K. En la Cámara alta el proyecto tiene preferencia para tratarse y en la baja es posible llegar a dos tercios sin el FpV-PJ.

Frigerio y Emilio Monzó lideran la negociación por parte del Gobierno y esta mañana la repasaron junto a Mauricio Macri. Los escucharon Marcos Peña, Michetti, Alfonso Prat Gay y Mario Quintana.

Como al inicio del debate en Diputados, la discusión pasa por dos ejes: cuanto se puede subir el mínimo imponible de Ganancias y el alcance de las deducciones, que esta mañana la CGT avisó que defenderá.

Al Gobierno sólo le interesa no superar el impacto fiscal de 30 mil millones de pesos y en esta semana el debate giró en torno al costo del proyecto aprobado en Diputados, que incluía la creación de varios impuestos para afrontarlo, denostados por Mauricio Macri, como la renta financiera y las retenciones a la minería. Sin ellos las cuentas son otras. Mañana Massa y Pichetto comenzarán a hacerlas.

Copyright La Politica Online SA 2016.