Luego de hacer asambleas y paros de trenes, subtes y aviones, la Confederación Argentina de Trabajadores de Transporte (CATT) aceptó la deducción parcial de las horas extras como parte de la reforma de Ganancias, uno de sus principales reclamos durante la protesta.

“Durante el fin de semana (El ministro de Transporte Guillermo) Dietrich llamó a todos los sindicalistas para bajar la medida. Pero no lo logró. Ahora conseguimos casi todo”, confiaron a LPO voceros de la CATT.

El mayor logro que celebraban era la actualización automática de Ganancias, que los evitará de reclamar año a año. Se hará mediante el índice Ripte, que combina el promedio de la paritarias con la inflación y se usa para subir las jubilaciones.

Las horas extras, el eje del reclamo del transporte, serán deducidas de Ganancias en los días no laborables –sábado y domingo- y feriados. El resto tributarán, pero no modificarán las escalas.

O sea, si el sueldo obliga a un trabajador a pagar ganancias en la categoría más baja, pero con las horas extras pasa a la siguiente escala, mantiene la primera categoría. Lo mismo pasará con los viáticos.

Estas medidas fueron considera un éxito por los empleados del transporte, porque como explicó LPO no estaban incluidas en el proyecto de Rodolfo Urtubey que el Gobierno consideraba como propio.

El Gobierno sostuvo la deducción a los alquileres, se mantendrá la propuesta del Gobierno para deducir hasta 48.000 pesos por año, o sea 4.000 pesos por mes será el máximo a deducir.

Así se lo habían transmitido Dietrich y Jorge Triaca el jueves, antes de la reunión de la CATT que definió la medida de fuerza para esta mañana.

El mínimo no imponible había sido tema de la negociación de Héctor Daer y Carlos Acuña, convertidos en los dialoguistas del triunvirtao de la CGT. Quedará en 37.000 pesos brutos para casados con dos hijos, aunque si se juntan todas las deducciones no queda tan lejos de la propuesta opositora de llevarlo a 43.500.

Juan Carlos Schmid aseguró que “se han ido acercando las posiciones y han colmado nuestras expectativas con respecto a viáticos, horas extras y aguinaldo”. Y agregó que “esta modificación altera totalmente la discusión que veníamos teniendo”.

De todos modos, en la CATT no son todas sonrisas. Omar Maturano, de ferroviarios; Roberto Fernández, de la UTA; y Pablo Moyano, de camioneros, no quedaron conformes con el cierre, pero aceptaron el límite de Schmid, consolidado como su referente.

Todavía hay demoras en los vuelos

El paro de esta mañana que afectó a los aeropuertos genera retraso en la salida de los aviones e incluso hay vuelos postergados para los últimos días de la semana.

La reprogramación de los viajes sucede tanto en Ezeiza como en Aeroparque y había mucho enojo porque cortaba escalas de algunos viajeros.

Por el lado del transporte terrestre, si bien al mediodía volvieron a funcionar los servicios la Ciudad fue un caos, especialmente por la cantidad de personas que fueron a trabajar en auto.

Sin colectivos de 5 a 7 y sin trenes ni subtes hasta las 12, quien debía ir a capital no tenía otra opción que manejar.

Copyright La Politica Online SA 2016.