A Ricardo Alfonsín no le preocupó demasiado el cuádruple by-pass al que debió ser sometido en estos días y no ocultó su molestia por no haber sido incluido en la reunión con Mauricio Macri en Olivos, donde se definió la creación de una mesa electoral para los comicios legislativos.

Molesto, le restó peso a esa mesa y defendió las primarias, donde como adelantó LPO no descarta competir.

“A los radicales, en especial, una pequeña reflexión”, pidió Alfonsín en un comunicado. Y siguió: “A pesar de la convalecencia, sigo leyendo los diarios y vi las noticias sobre la cumbre. Si lo leído es cierto, sólo una cosa quiero decirles: la estrategia electoral y las candidaturas del partido no las designará ninguna cumbre”.

“Las PASO reconocen el derecho de cualquier radical a definir las estrategias que juzguen son las mejores para el país, para Cambiemos y para el partido. Ninguna cumbre puede eliminar las diferencias ni derogar las PASO”, insistió.

Lejos de conmoverse, Ernesto Sanz, encargado de manejar la relación entre el partido y la UCR, definió por la tarde los cuatro miembros de la mesa electoral y Alfonsín no será uno de ellos.

La integrarán el propio mendocino, el santafesino José Corral (presidente del Comité nacional), Mario Negri y Ángel Rozas. Por el PRO estarán Marcos Peña, Emilio Monzó, Humberto Schiavone y Rogelio Frigerio. Lilita Carrió debe definir su representante.

Cerca de la conducción radical sólo pueden entender la rabieta de Alfonsín como un preludio de su posible partida al Frente Renovador de Sergio Massa, donde, creen, podría sentirse más cómodo con los socialistas y Margarita Stolbizer, quien le permitió ser diputado en 2013.

“Cambiemos tendrá no menos de 10 bancas garantizadas. 3 serán de la UCR y una suya. No se entiende porque está tan confrontativo”, decían cerca de los comensales de la cena de Olivos. “El problema es que no se siente cómodo en Cambiemos, ni se va a sentir”, explicaban.

Ayer, mientras Macri hablaba con los radicales, la diputada del Frente Renovador Cecilia Moreau, hija del legendario Leopoldo, les pedía exigir la renuncia del jefe de Aduana Juan Gómez Centurión por haber minimizado los desaparecidos en la dictadura. Alfonsín había sido el primero en repudiarlo.

Copyright La Politica Online SA 2017.