El aislamiento de Pablo Micheli aparece como el mayor obstáculo para la unidad de la Central Argentina de los Trabajadores (CTA), que el propio dirigente de ATE y Hugo Yasky dieron como para esta semana, en una entrevista a la agencia Telam.

La CTA se rompió en 2010 y ambos quedaron como líderes de dos facciones bien diferenciadas: Yasky en la CTA “oficialista”, por su cercanía a Cristina Kirchner; y Micheli de la “autónoma”, o sea, la no cristinista.

La llegada de Mauricio Macri dejó en el olvido esas diferencias y pronto volvieron a encontrarse en la calle, como cuando marcharon a Plaza de Mayo 7 de agosto, día de San Cayetano.

Y ayer hablaron de dar “el puntapié inicial de esa unidad” con un encuentro de ambas conducciones por separado el miércoles y otro conjunta el 9, ya para aprobar un programa de acción.

Pero Ricardo Peidró, adjunto de la CTA autónoma, explicó que nadie le había avisado de tan esperada unidad.

“Es verdad que la venimos planeando, pero no se discutió en ningún ámbito. Nosotros tenemos una reunión mañana y no está ese tema en la agenda”, le dijo a LPO.

“¿Cómo puede ser que Micheli lo de por hecho entonces?”, preguntó LPO. “Es que Pablo hace años que no viene a las reuniones. Tanto es así que el año pasado tuvimos que convocarlo por carta documento. Y tampoco vino”, se indignó.

La tensión empezó cuando Peidró y a varios de sus pares los incomodó la coalición forzada con Hugo Moyano y Luis Barrionuevo, en aquellos pares de 2014. Y no terminó más, aunque para Micheli nada haya pasado.

“Peidro y los demás dirigentes con mandato vigente hasta 2018 pueden y deberían participar en ambos encuentros, como corresponde.

La convocatoria fue realizada de manera oportuna. De no asistir a esos debates, incumplirían con la responsabilidad que les otorgó en su momento el voto directo y secreto de los trabajadores de la CTA de todo el país”, le dijo a Télam.

La urgencia de Micheli tiene otro motivo: el primer día del año Hugo Godoy le dividió la Asociación de Trabajadores Argentinos (ATE), o sea, ya no tiene ni su gremio para imponerse. No le molestó: igual pretende liderar la unidad de la CTA.

Copyright La Politica Online SA 2017.