Julio De Vido se desligó por completo del escándalo por la deuda del Correo Argentino, que Franco Macri acordó pagar el año pasado luego de 13 años de no conseguir que el Estado acepte sus ofertas.

El acuerdo fue cuestionado porque si bien permite al Estado cobrar una deuda de casi 300 millones de pesos, según la fiscal general Andrea Boquín, el pasivo equivale en realidad a más de 4.000 millones.

En su defensa, el Gobierno alegó que la demora en levantar la quiebra le hizo perder intereses al Estado, pero De Vido lo negó a través de una serie de tuit.

“El Grupo Macri presentó en los años anteriores ofertas de pago del mismo tenor abusivo que la acordada con el gobierno de Macri”, se defendió.

“Terminaríamos pagándole la deuda (al grupo SOCMA) entre todos y encima quedarles una diferencia, como advirtió la fiscal que puede ocurrir con lo acordado”, reprochó De Vido, quien supo tener relación con Franco Macri, cuando le entregó la concesión del Belgrano Cargas.

Al explicar la decisión de reestatizar la compañía, sostuvo: “Tuvimos que recuperar rápidamente los activos de la concesión del Correo porque estaban en peligro de destrucción total”.

“Actuamos con la misma responsabilidad y celeridad que en otros casos como Suez (Aguas Argentinas), Thales Spectrum (espectro radioeléctrico), Marsans (Aerolíneas Argentinas), Repsol (YPF) y todas las que recuperamos para el Estado Nacional”, culminó.

Copyright La Politica Online SA 2017.