Los intendentes del Grupo Esmeralda ya salieron a blanquear lo que hasta hace unos días admitían en off: apoyarán la candidatura de Cristina Kirchner en la Provincia. La decisión la tomaron a raíz de un razonamiento sencillo, que se basó en admitir que la ex Presidenta es la única candidata que realmente mide dentro del espacio, confiaron a LPO, aunque no esconden su temor a una avanzada en el armado de las listas.

El apoyo a la candidatura de Cristina deja entrever, por un lado, que fracasó el incipiente intento de los jefes comunales de instalar un candidato propio o impulsar a Florencio Randazzo. Por otro lado, refleja la materialización de la unidad que las distintas líneas de intendentes fijaron en los últimos encuentros del PJ, con representantes de todos los sectores que conforman el espacio.

Los Esmeralda ya comenzaron a admitir públicamente que cerrarán una lista de unidad con Cristina, aunque no ocultan que se dispararán tensiones en el armado porque no quieren que les pongan candidatos que no expresen sus territorios.
Si bien dentro del Esmeralda existen distintas miradas, en el grupo que encabeza el lomense Martín Insaurralde -secundado por el intendente de San Martín, Gabriel Katopodis- ya todos admiten que si compite Cristina Kirchner ninguno la enfrentaría porque se reconocen perdedores. Más aún, la mayoría de ellos quiere que la ex presidenta sea candidata con un argumento lógico: quieren ganar la elección y asumen que no hay otra figura dentro del peronismo que mida más que ella.

El intendente de Esteban Echeverría, Fernando Gray, salió a hacer pública la postura que ya se confesaba puertas adentro y que contó LPO tras los últimos encuentros del PJ. Lo hizo con una frase contundente: “La que marcará el tiempo político es Cristina Kirchner. Si es candidata o no, eso mueve todo el tablero político en la Provincia. En base a eso, nos tendremos que reordenar”.

“Todo esto se define en base a lo que determine Cristina Kirchner. Si Cristina quiere ser candidata, bajo ningún punto de vista la enfrentaríamos”, insistió Gray en declaraciones a Radio 10, donde pidió que el esquema se acomode “hacia abajo”. Es decir, dio una señal de la necesidad de encolumnarse detrás de la figura de Cristina.

Gray transparentó así lo que era un secreto a voces. Desde el entorno de otro de los intendentes recordaron a LPO que este grupo fue muchas veces acusado por ser muy crítico de la gestión de Cristina e intentar posicionarse en un terreno intermedio entre ella y Sergio Massa. Ahora se jactan de que, mientras que dirigentes como Diego Bossio o Julián Domínguez los “señalaban con el dedo” y los acusaban de tener un pie afuera, ellos nunca rompieron.

“No somos parte del riñón de Cristina, que es muy exclusivo, pero seguimos con ella. Tenemos críticas hacia su gestión pero la reconocemos y sabemos que en nuestros municipios ella tiene representación”, resumieron.

Si bien ya admiten que cerrarán una lista de unidad con Cristina, no ocultan que habrá una cierta tensión en el armado. “No queremos enterarnos de los candidatos a través de la tele”, se atajan. No quieren que la historia se repita y exigen que las listas estén conformadas por dirigentes que expresen sus territorios.

Los intendentes aseguran que la última vez que fueron a ver en grupo a Cristina -en el Instituto Patria en mayo del año pasado- ella les dijo que no se ocuparía de la conducción del peronismo bonaerense. Por eso, pusieron el eje en la construcción en sus distritos y ahora temen que no se les respete el armado territorial con candidatos puestos “a dedo”.

Los Esmeralda ya mantienen reuniones previas al Congreso del PJ bonaerense que se realizará el sábado en Santa Teresita, para llegar a una postura común sobre todos los temas. Del encuentro participarán todos los sectores y volverán a la escena política Florencio Randazzo, recluido en el ostracismo, y Julián Domínguez, que hace poco rechazó la candidatura de Cristina.

Copyright La Politica Online SA 2017.