Julio Piumato, dirigente del gremio de Judiciales, analiza en diálogo con Mauro Viale la convocatoria de la CGT. Considera que fue “una manifestación espectacular” y niega haber tenido problemas para desconcentrar.

Luego reconoce que hubo algunos incidentes porque “hubo un grupo de militantes kirchneristas que empezó a insultar a Pablo Moyano, diciéndole traidor”. Y agrega: “Pero es ridículo porque Pablo es el que viene insistiendo por el paro hace más tiempo. Bueno, son provocaciones que no soporta que la CGT tenga una representación y un nivel de convocatoria como este”.

Piumato afirma que lo importante es que el paro está convocado y anticipa que “en los próximos días” se dará a conocer la fecha exacta de la medida de fuerza. Al respecto añade: “No pasa por paro sí o paro no. Si el gobierno no modifica estas políticas que generaron esta reacción de todos los sectores sociales, y yo no lo veo con ganas de modificarlas, no va a ser un paro, van a ser varios. Entonces la cosa no pasa por un paro, sino que pasa por el cambio de políticas que haga el gobierno. Yo no creo que vaya a cambiar. Ojalá me equivoque y las cambie y se modifique esto”.

El dirigente de judiciales luego sostiene: “Lo que está claro es que nadie puede decir que el paro es un capricho dirigente, hoy quedó plebiscitado por centenares de miles de argentinos”.

Por último explica: “El único error que hubo es que habría que haber cambiado el lugar de convocatoria, porque lo que empezó siendo una marcha de los gremios industriales al Ministerio de la Producción por el tema del empleo y la producción, cuando se fueron sumando sectores terminó siendo una convocatoria donde la producción y el trabajo eran dos puntos pero rápidamente avanzaba hacia otras problemáticas que tiene la mayoría de la población”.