El gobierno de Mauricio Macri sufrió un revés en el Congreso, donde la oposición firmó un dictamen de rechazo a un DNU de febrero pasado, que modificó la estructura de la conducción del organismo judicial encargado de las escuchas telefónicas.

El dictamen de rechazo, según detalló Clarín, sumó las firmas de los senadores del FpV Daniel Lovera, Graciela de la Rosa, Mario Pais y Anabel Fernández Sagasti, y de los diputados del mismo espacio Marcos Cleri, Diana Conti y Juliana Di Tullio. También lubricaron el rechazo el massista Raúl Pérez y el peronista federal Adolfo Rodríguez Saá.

Entre las razones del rechazo se destaca que el decreto no llevó la firma del ministro de Justicia, Germán Garavano. De todos modos, el decreto seguirá vigente porque para caerse por completo los plenos de ambas cámaras deberán votar su rechazo.

El decreto 102/2017 estableció que la Dirección de Captaciones de Comunicaciones, encargado de las escuchas telefónicas y que depende de la Corte Suprema, estará manejado por dos camaristas (hasta ahora lo dirigía un solo magistrado). Sus mandatos además fueron ampliados de uno a tres años.