Por un lado, algunos intendentes se apuran con un operativo clamor a Florencio Randazzo; por otro lado, otro sector pide tener paciencia y levantan encuestas donde Cristina Kirchner mide como nadie. Entre esas posturas el grupo Esmeralda atraviesa su primera crisis fuerte desde su conformación.

Existen dos grupos claros. Gabriel Katopodis (San Martín) y Eduardo Bucca (Bolívar) son quienes más fuerte apuestan al ex ministro del Interior y Transporte como candidato. En tanto, Martín Insaurralde (Lomas de Zamora), Mariano Cascallares (Almirante Brown) y Fernando Gray (Esteban Echeverría) mantienen reparos a apostar todo al hombre de Chivilcoy y no quieren mostrarse lejos de Cristina o Daniel Scioli.

Resta, Juan Zabaleta (Hurlingham) quien pivota entre ambos sectores. A principios de abril, un sector del Esmeralda -junto al Evita y Julián Domínguez- comenzaron el operativo clamor a Randazzo en Junín. Ese día, Zabaleta sólo pasó a saludar, para cumplir. Pero evitó quedarse para la foto.

Insaurralde plantea argumentos concretos. Sostiene que no existen motivos para apurarse a jugar con Randazzo y que los votos los tienen los intendentes. El líder de Lomas evita un cierre definitivo. No apuesta ni Cristina, ni a Randazzo, ni a Scioli. O lo que es lo mismo: no descarta a ninguno de ellos.

Mientras tanto, dejó clara su postura hacia el interior del armado y cuando el resto había cerrado con el Evita para arrancar un operativo clamor, no dudó en mostrarse en una recorrida con el ex gobernador. También Cascallares y Gray caminaron junto a Scioli en sus distritos.

Gray fue muy claro en una de las últimas reuniones: juega con Cristina. Sostiene que la ex presidenta mide entre 40 y 45% en su distrito y él necesita tener el control del Concejo Deliberante después de la avanzada de Cambiemos en 2015.

En la misma línea se planta Cascallares. El intendente de Almirante Brown fue ministro de Scioli hasta el final de su mandato y nunca tuvo tensiones con Cristina. El alcalde le planteó al resto del Esmeralda algo parecido a lo que sostiene Gray: que salvo en Adrogué, la ex presidenta ronda los 40 puntos en los distritos más pobres de Almirante Brown.

Por ahora, las incursiones al interior bonaerense intentando levantar al peronismo en un operativo pro Randazzo parece tibio. Los más críticos al ex ministro no descartan cerrar con él en los próximos meses. “Mide 7 puntos y encima no aparece”, dice uno que evita fotos con el chivilcoyano.

Otro dato que aportan los más críticos del ex ministro es que Cristina mide fuerte en los sectores más humildes. Eso es algo que se replica en todos los distritos del Conurbano.

El grupo surgió luego tras la derrota del Frente para la Victoria. Primero los alcaldes se conformaron como un grupo de poder que ayudo a que María Eugenia Vidal tenga interlocutores para destrabar el presupuesto 2016. Luego formalizaron es nucleo con el nombre de Esmeralda por la calle de la oficina donde empezaron las reuniones.

Hoy ese armado comienza a mostrar sus primeras grietas. La cercanía del Movimiento Evita no generó tanto ruido interno como si Julián Domínguez, a quien un sector del Esmeralda considera como la ‘vieja política’.

Copyright La Politica Online SA 2017.