Florencio Randazzo pudo a duras penas reunir a un puñado de intendentes luego de la cumbre que Máximo Kirchner encabezó con los dirigentes bonaerenses que tienen más votos.

El hijo de Cristina armó un asado en la casa de Juan Cabandié del que participaron intendentes como Verónica Magario, Martín Insaurralde, Jorge Ferraresi, Gustavo Menéndez, Walter Festa, Santiago Nardini y Ariel Sujarchuk, que concentrar la mayor porción de votos del Frente para la Victoria en la provincia.

Allí se habló de una “lista de unidad”, en un intento por debilitar más al sector que busca potenciar la candidatura de Randazzo y evitar que haya internas en la Provincia.

El ex ministro de Interior y Transporte quiso responder este miércoles con su propia cumbre pero sólo logró reunir en el hotel NH a dos intendentes del Conurbano, Juan Zabaleta y Gabriel Katopodis, junto a otros intendentes del interior, como Eduardo “Bali” Bucca.

Los organizadores destacaron la presencia de “7 de los 8 intendentes de la Sexta Sección”, que reúne en total poco más de 600 mil electores. La mitad de ellos está en Bahía Blanca, justamente el único ausente de la reunión ya que ese distrito es gobernado por Cambiemos. Es decir que cualquiera de los intendentes que estuvo en el asado en la casa de Cabandié tiene más votos que toda la Sexta entera.

Fuentes presentes en el encuentro señalaron a LPO que Randazzo no habló de candidaturas y se mostró dispuesto a “escuchar a todos”, incluidos los 20 legisladores que participaron de la reunión. No estuvo Fernando “Chino” Navarro, del Movimiento Evita. “Pidió que no habláramos mal de ningún compañero, que habláramos con todos”, relataron las fuentes.

“Vamos a las Paso sí o sí”, fue la única definición fuerte de la reunión en el hotel porteño.

Copyright La Politica Online SA 2017.