El plan promete ser la segunda revolución productiva de las pampas argentinas, luego del arribo de la soja transgénica. Parece prometedor, pero enfrenta un pequeño inconveniente: La ley de Tierras que prohíbe la venta masiva del suelo nacional a extranjeros, como estaba ocurriendo, por ejemplo, en la Patagonia.

Una delegación de funcionarios de Dubai aterrizaron la semana pasada en Buenos Aires para vender su propuesta: Cubrir la Pampa Seca de alfalfa.

Aunque el abanico de mercados y logística que plantearon fue extenso, dos productos se destacaron como los de mayor potencialidad: los criaderos de pollo -dentro del rubro de las carnes, porque los musulmanes no comen cerdo y el potencial exportador vacuno de argentina aún no se ha recuperado- y la alfalfa, planteado como la nueva soja.

La charla se concretó el pasado viernes, auspiciada por la Secretaría de Desarrollo Económico de la Ciudad. No fue casual. Los árabes venías de San Pablo de realizar una movida similar. La estrategia de Dubai es firmar entendimientos con ciudades “hermanas” de Latinoamérica, como puerta de entrada a los países. Los funcionarios y empresarios destacaron que encontraron en Buenos Aires un clima más optimista que en la megalópolis brasileña, golpeada por la recesión.

El viceministro de economía de Dubai, Ali Ibrahim Mohammad y el director Ejecutivo de la Agencia de inversiones, Fahad AlGergawi, encabezaron la delegación. Del lado porteño estaban el subsecretario de Desarrollo Económico, Pablo Giampieri y Alejo Rodríguez Cacio, de la Agencia de Inversión.

Los visitantes explicaron que su idea es conseguir inversiones de empresarios argentinos que quieran exportar hacia Medio Oriente utilizando a Dubai de plataforma. Según su visión las empresas del sector agrícola, son las que más rápido podrán verse favorecidas por la cooperación.

Dubai esta haciendo un enorme esfuerzo por despetrolizar su economía y apuesta a sectores como el agro, la infraestructura -sobre todo portuaria- y el turismo.

Luego de la reunión, los funcionarios árabes participaron de una reunión con periodistas en el palacio Duhau a la que tuvo acceso LPO. Daniel Melhem, representante de Dubai FDI en Argentina, se encargó de presentarlos y de resumir las posibilidades de negocios para empresas argentinas en Dubai, tanto de inversión como de fondeo -mercado en el que los desarrolladores de software local tienen hasta la posibilidad de acceder con estadía y pasajes pagos por la ciudad-.

Dubai apuesta liderar en la región la cuarta revolución industrial del conocimiento y ve en Buenos Aires una aliada clave.

Los empresarios argentinos agroindustriales fueron los más interesados en avanzar en acuerdos con Dubai, sobre todo en desarrollar una industria de exportación de pollos halal.
“La industria creativa es relevante por su contribución a la sociedad en términos de capital humano y también a la economía, por los derechos de propiedad intelectual, por ejemplo. Creemos que es el momento correcto para desarrollarla”, señaló Al Gergawi.

Y si bien empresarios argentinos se interesaron en el programa de aceleración para start-ups, el mayor interés lo mostraron empresarios agrícolas y agroindustriales. Particularmente, la Sociedad Rural Argentina (SRA) y su presidente, Luis Miguel Etchevehere, mostraron interés en exportar pollo halal, es decir, aves faenadas de acuerdo a los requerimientos del consumidor musulmán. Las empresas locales están más que interesadas porque, salvo el ofrecimiento a Alá del animal antes de morir, el actual procedimiento industrial satisface todos los requisitos de un mercado inmenso.

Consultado por LPO, Ibrahim Mohammad señaló que en efecto los sectores con los que considera que mayores intercambios haya en una primera instancia son los relacionados a la industria agropecuaria, dado que es el sector exportador más dinámico, pero que cualquier sector puede verse favorecido por su ciudad, a la que calificó de “trampolín hacia nuevos mercados”. Es que Dubai, no solo para el pollo, sino para cualquier otra exportación, se ha convertido en la puerta de entrada a un mercado de 2.400 millones de consumidores gracias a su conexión con la India y Oriente Medio.

Desde luego, los funcionarios árabes se cuidaron de mencionar empresas y nombres -tal y cual lo requiere el memorándum firmado-, pero también obviaron la otra gran posibilidad de inversión en la que los árabes tienen interés: la alfalfa. Su función es promover inversiones hacia su ciudad y no traer inversiones a los países que visitan. Aun así, LPO pudo saber que este forraje es clave para el sector lácteo en Medio Oriente y que empresas árabes ya han invertido en África en el desarrollo de plantaciones incluso en medio del desierto -ya que con un sistema de riego, el clima seco es ideal para su desarrollo.

Por eso, hay inversores de Dubai interesados en comprar tierras y montar sistemas de producción que revolucionarían la producción agrícola como lo hizo la soja. Con la ventaja adicional de tener costos mucho menores y un mercado garantizado. Sin embargo, la Ley de Tierras les impide la compra de tierras. Por eso, en Dubai esperan que Macri cambie la ley para cubrir de alfalfa la Pampa Seca.

Copyright La Politica Online SA 2017.