Después de la ida de Carlos Regazzoni del PAMI, la obra social de los jubilados, asumió Sergio Cassinotti quien el viernes pasado antes del fin de semana largo notificó vía carta documento a los laboratorios que daba de baja el convenio para la provisión de medicamentos.

Según el diario Clarín la medida administrativa no afecta la cobertura para los 5 millones de abuelos que seguirán recibiendo, sus remedios. El punto es que los $34 mil millones representan 32% del gasto total, cuando en una prepaga por ejemplo representa el 21%.

Noventa días antes de la salida del PAMI Regazzoni había firmado el acuerdo con los laboratorios y creen que fue eso lo que lo llevó al Gobierno a pedirle la renuncia.