El endurecimiento de las penas a los condenados por delitos sexuales se convirtió en la prioridad parlamentaria de Cambiemos en las últimas semanas tras conocerse la muerte de Micaela García, la joven de Gauleguay asesinada por Sebastián Wranger, un condenado por violación que gozaba de beneficio de libertad condicional.

Por presión de Patricia Bullirch, el Senado desempolvó un proyecto de ley para impedir las salidas transitorias y lo devolvió con cambios a Diputados, donde se sancionaría las próximas semanas.

Y este martes en la Cámara baja Cambiemos y el Frente Renovador dictaminarán un proyecto para crear un registro de violadores, pero con sus datos personales.

Es que desde 2013 existe un registro de datos genéticos de violadores, como el que ya había en muchas provincias. El proyecto de Mestre, al que accedió LPO, le permite al Ministerio de Justicia publicar en su sitio web el listado de violadores durante 20 años después que hayan cumplido sus condenas.

En ese tiempo se podría conocer sus nombres y apellidos, apodos y/o seudónimos y/o sobrenombres, fotografías actualizadas, número de documento, nacionalidad, domicilio real, de residencia y laboral y su calificación. No faltan voces que lo tachan de inconstitucional.

El proyecto no pudo ser tratado en comisión hace quince días por falta de quórum, pero en las últimas horas hubo acuerdo entre Cambiemos y el Frente Renovador para dictaminar este martes.

Le agregarían retazos del proyecto de Juan Brugge, de la democracia cristiana, sobre el seguimiento a los liberados por delitos sexuales y como explicó LPO, fue presentado a la Asociación “Madres del dolor”.

Propone obligar que quienes cumplan condena por ataques a la integridad sexual deban acudir durante 2 meses a la justicia a realizarse análisis psíquicos para ver si están en condiciones de vivir en sociedad.

En su incursión en el Senado, Bullrich había ido más lejos: propuso encerrarlos en manicomios si no demostraban poder vivir en sociedad.

Copyright La Politica Online SA 2017.