El escandaloso fallo de la Corte Suprema que habilitó la aplicación del beneficio del 2×1 a los represores le dio lugar a los senadores peronistas Miguel Ángel Pichetto y Adolfo Rodríguez Saá a pedir cambios en el máximo tribunal y cuestionaron fuertemente a Elena Highton de Nolasco.

Las críticas a los cortesanos se dieron durante el debate del proyecto para eliminar el 2×1 para los autores de delitos de lesa humanidad, aprobado en tiempo récord anoche en Diputados, con apenas un voto en contra, y esta tarde en el Senado, por unanimidad.

“La corte tiene que tener una oxigenación, hay que rearmarla”, sentenció Pichetto durante un discurso en el que sostuvo que “el prestigio que tenía la Corte en esta materia (derechos humanos) era importante y se ha visto devaluado fuertemente” por el fallo, “ha sido fuertemente cuestionado a nivel internacional”.

El jefe del bloque peronista consideró que la Corte debería haber “hecho un esfuerzo para lograr una mayoría de cuatro a uno en un tema altamente sensible”, y agregó que “no se entienden las razones” de esta decisión. “Estamos votando un mensaje muy claro de lo que piensa el Congreso, de lo que interpreta y de que nos se le pueden buscar cinco patas al gato. Los jueces tienen que dejar de inventar y ajustarse a la ley”, disparó.

En el mismo sentido, Rodríguez Saá afirmó que “estamos ante un grave problema porque estamos viviendo un retroceso histórico” y también exigió cambios, aunque su caso renovó el pedido de ampliar el número de jueces de la Corte.

“Si la Corte estuviera debidamente representada, en cantidad de jueces y en cuestión de género, ¿sería tan fácil dictar un fallo como este? Me parece que sería un poquito más difícil”, afirmó el ex gobernador de San Luis, que reclama un máximo tribunal más “federal”.

El puntano también cuestionó al gobierno y sugirió que estuvo detrás de la decisión. “No es fácil para una Corte Suprema dictar un fallo tan trascendente sin algún poder político que lo respalde. El Poder Ejecutivo no apeló y consintió en lo que parece ser una negociación”, lanzó. “Hemos visto a Lorenzetti cruzarse a la Casa de Gobierno por diferentes temas”, agregó.

Un dato para nada desapercibido fue que ambos le apuntaron a la jueza Highton de Nolasco por aferrarse a su cargo a pesar de llegar al tope constitucional de los 75 años, algo que logró con la venia del gobierno que no apeló una decisión de la justicia ordinaria.

“Si los jueces no cumplen con la Constitución estamos irreversiblemente perdidos. Si la Constitución dice 75, son 75”, sostuvo Pichetto, que también se quejó por los magistrados que presentan amparos ante la justicia contencioso administrativa para permanecer en sus cargos.

A su turno, el Adolfo cuestionó que el fallo del 2×1 “lo firma una persona que está contra la ley”. “Highton de Nolasco ha cumplido su mandato y se queda sentada en su lugar como si estuviera bien, como si no cumplir con la Constitución estuviera bien”, disparó.

Copyright La Politica Online SA 2017.