Aunque el gobierno de Macri y su guía estratégica, Jaime Durán Barba, se esfuercen en instalar la idea de la polarización, no hay una sola encuesta que indique que ese escenario se haya consolidado en la provincia de Buenos Aires. Así lo confirman tres sondeos difundidos en las últimas horas, de los que se desprende que se perfila una elección de tercios.

Con matices, los sondeos muestran que la pelea no está cerrada al macrismo y a Cristina Kirchner, como desea la Casa Rosada, y que todavía queda una franja importante por afuera de esos espacios. Dos de las encuestas midieron al Frente Renovador de Sergio Massa en la disputa por el primer lugar, mientras que la tercera indica que el 46% no se identifica con el PRO ni los K.

Sobre esta última, de Management & Fit, vale aclarar que no se limita a la provincia de Buenos Aires y también se realizó en la Ciudad, Santa Fe y Córdoba. Pero no es un dato menor que se trata de tres distritos más afines al gobierno que la PBA. Según este trabajo -difundido por Clarín-, el 25,2% se identifica con el kirchnerismo o el peronismo; casi el 29% es afín al macrismo; y casi el 46% no opta por ninguno de los dos.

En ese grupo de “despolarizados”, un 10% admite que podría votar al kirchnerismo, otro tanto a Cambiemos, y un 30% a Massa, mientras que el resto está indeciso o se inclina por otros espacios.

El dato es significativo porque Management & Fit suele realizar encuestas a pedido del gobierno, aunque también para algunos sectores de la oposición lo que provoca cierta tensión con la Rosada, como admitió semanas atrás su dueño, Guillermo Seita. Las otras dos encuestas las realizaron Aresco, que suele medir para el peronismo pero también hace trabajos para el gobierno, y la restante Hugo Haime, a pedido del massimo. Lo destacable entonces es que a pesar de los matices de las tres, en todas se refuerza la idea de que no hay polarización.

La pelea electoral

La encuesta de Aresco, dirigida por Julio Aurelio, midió varios escenarios electorales y todos se mantiene la tendencia de una elección de tercios. De cara a las PASO de agosto, Cambiemos con Esteban Bullrich y Facundo Manes, tiene una leve diferencia sobre Cristina Kirchner si es que compite Florencio Randazzo.

El oficialismo sumaría en ese caso 29.8% (cae algo más de 4 puntos respecto al mes anterior) contra 28.7 de la ex presidenta (más 7.1% de su rival interno, por lo que el FPV-Pj sumaría 35.8%), mientras que Massa y Margarita Stolbizer aparecen con 22.7%, registrando una suba de 5 puntos respecto a abril.

Sin Cristina, Bullrich se mantiene en 29.6% contra 21.6% del Frente Renovador y 21.3% de Verónica Magario, mientras que Randazzo sube a 12.7% (34% del FPV-PJ). En ambos casos, la medición del ministro de Educación incluye la estimación del apoyo de Macri y Vidal a su candidatura.

Los escenarios son similares en la consulta de cara a octubre: 31.6% para Cambiemos, 31.5% Cristina y 24.3% para Massa. Con Randazzo como candidato, el FPV-PJ baja a 25.5%, el oficialismo sube a 32.1% y el FR cae a 22.4%. La esperanza para el gobierno es que casi un 36% dice que votará a los candidatos oficialistas en octubre.

La encuesta de Hugo Haime & Asociados muestra que Massa y Stolbizer están al frente en cualquiera de los escenarios, que varían según cuál sea el candidato del FPV-PJ y si se incluye o no a Randazzo en la encuesta.

La fórmula de “1País” varía entre 29 y 32 puntos, seguidos por el FPV-PJ si los candidatos son Cristina o Scioli, mientras que Cambiemos sólo aparece segundo si la candidata peronista es Magario. El dato más relevante es que la salida de Randazzo del escenario repercute, en todos los caso, en un crecimiento de dos puntos de Massa. En cambio, si la fórmula massista es Margarita con Roberto Lavagna, el espacio cae al tercer lugar en todos los escenarios.

Estos números están en línea con la hipótesis massistas de que su presunta caída en los sondeos es parte de la estrategia del gobierno para instalar la polarización. En el FR recuerdan que antes de la presidencia del 2015 lo bajaron varios puntos en distintas encuestas y que a último momento lo “subieron” entre 5 o 6 puntos de golpe, para acercarlo a lo que finalmente terminó sacando.

Caída de la imagen

Los sondeos de Aurelio y Haime también encienden luces rojas en el Gobierno por la caída de la imagen positiva de Macri. En el primer caso, el rechazo a la gestión subió de 47.6% a 49.9% entre abril y mayo, mientras que la negativa cayó de 49.9% a 44.8%, perdiendo parte de lo que había recuperado entre marzo y abril.

Otro dato negativo de la encuesta de Aresco es que casi el 52% dice que no llega a fin de mes y que otro 33% no logra ahorrar y apenas llega a fin de mes. En la misma línea, casi el 60% dice que Macri no sabe manejar la economía.

En la de Haime, en tanto, el 56% desaprueba la gestión de Macri contra el 38% que lo aprueba, con un crecimiento de 3 puntos respecto a abril. Otros datos significativos son que el 46% cree que “la gente está con bronca” y otro 29% cree que está “triste y desanimada”, mientras que el 19% ve a la gente “contenta/esperanzada”. Además, casi el 60% cree que el 60% cree que Macri gobierna para los ricos.

Copyright La Politica Online SA 2017.