Cristina decidió apurar los tiempos y cerrar cuanto antes las listas, como había ofrecido a los intendentes en la cena que compartió en la casa de Juan Cabandié, cuando les dijo: “Si hay desconfianzas, cerramos la lista diez días antes y listo”.

Fuentes del PJ confirmaron a LPO, que en su blitzkrieg de este martes, la ex presidenta pidió que se aceleren las negociaciones subterráneas que hace un mes mantienen con el sector de Florencio Randazzo con un ultimatum: O acepta ser primer candidato a diputado nacional o no le dan nada, ni siquiera la primaria.

Los principales lugares se terminaría de conformar con Daniel Scioli como segundo candidato a senador detrás de la ex presidenta. Siempre fue un optimista. Es que por el actual sistema electoral el ganador mete dos senadores y el segundo uno.

Randazzo intentó condicionar el acuerdo de unidad con Cristina a que se excluya a Scioli de todas las boletas, pero hasta ahora no tuvo éxito en su exigencia.

Randazzo intentó condicionar un acuerdo de unidad con Cristina a que se excluya a Scioli de todas las boletas, pero hasta ahora no consiguió que aceptaran su condición.
Las negociaciones con Randazzo no están avanzando y por eso el ultimatum. El problema, explicaron a LPO fuentes al tanto de las negociaciones, no es sólo el ex ministro, sino que los sectores que lo acompañan se verían muy relegados en el armado de las listas y por ahora el ex ministro no está dispuesto a dejarlos varados.

“Esta todo lo importante definido, no podemos perder más tiempo hay que arrancar ya”, reconocieron desde el sector que se encolumna detrás de la candidatura de Cristina.

Luego de los últimos escándalos Scioli cayó bastante en las encuestas, alrededor de quince puntos de imagen positiva según los números que manejan en el PJ, pero sigue siendo uno de los dirigentes que mas mide y en todo caso como segundo senador tampoco es tanto lo que se lleva, salvo que Cristina gane.

La decisión de en última instancia excluir a Randazzo se tomó, como anticipó LPO, luego de ver que no es mucho lo que mide -alrededor de seis puntos- que les roba en partes casi iguales a Cambiemos, el PJ y Massa. Es decir si va por afuera tampoco el daño que le haría al peronismo es tan determinante. Al menos esa es la evaluación que hacen quienes por estas horas conducen las negociaciones.

Copyright La Politica Online SA 2017.