Tal como estaba previsto, durante la tarde de este jueves el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec) dio a conocer el esperado Indice de precios al consumidor (IPC) para el mes de mayo, en el que se constató un aumento del 1,3% respecto del pasado mes de abril. El acumulado anual es de 24%.

Según el detalle presentado por el Indec, los bienes aumentaron en mayo menos que el promedio de inflación mensual, con un 1,2% (contra 2,6% de abril), mientras que los servicios superaron el promedio con un 1,4% (2,9% el mes pasado). El número del Indec contrasta notablemente con la inflación definida por el así llamado IPC Congreso, que fijó un 1,8% para mayo.

En cuanto a la composición de estos aumentos, podemos ver que el incremento mayor se produjo en el rubro “Equipamiento y mantenimiento del hogar”, en el que tienen un peso muy importante las tarifas de servicios, que aumentó un 3% en mayo (en abril pasado 1,1%), seguido por Viviendas y servicios básicos con un 1,9% y Educación con 1,8%.

El rubro que menores incrementos registró fue el de Indumentaria con un aumento de apenas 0,6%, seguido por Esparcimiento (0,7%)y Transporte y comunicaciones (0,9%). Alimentos y bebidas aumentó 1,2%, Otros bienes y servicios 1,3% y Atención médica y gastos para la salud 1,5%.

Si estas cifras de inflación mensual se mantuvieran hasta fin de año, se podría cerrar un 2017 no demasiado alejado de las metas inflacionarias fijadas por el Banco Central que iban entre 12 y 17%. Sin embargo, son pocos los analistas que consideran posible semejante estabilidad, particularmente si se toman en cuenta los anuncios de aumentos en diversos rubros ya confirmados para después de las elecciones de octubre.