Cristina Kirchner está decidida a no competir en una primaria con Florencio Randazzo y su argumento es contundente: “No quiero neo macristas en mi lista que después terminan votando con el Gobierno”.

La referencia, obvio, apunta a la escisión que sufrió el bloque de diputados del FpV encabezada por Diego Bossio y Oscar Romero, hoy alineados con el ex ministro. Y el ejemplo tiene rabiosa actualidad: Esta tarde Cambiemos buscó quórum para tratar una ley que prohíba los paros de transporte público -a raíz del conflicto en Córdoba- y tuvo el apoyo de un diputado del Movimiento Evita, aliado de Randazzo.

Por eso, la ingeniería que elaboran por estas horas es dejarle el PJ a Randazzo y armar un frente por afuera que llevaría el nombre de “Frente Ciudadano” e incorporaría en sus estatutos la posibilidad de sumar extrapartidarios para incorporar a los candidatos perobistas de los intendentes y a la propia Cristina, afiliada al PJ. Esta decisión, anticipada en su momento por LPO, ya se la comunicó el presidente del PJ bonaerense, Fernando Espinoza, al ex ministro de Transporte.

Cristina sostiene que le sirve dejar que Randazzo compita en octubre por afuera, porque según su análisis va a concentrar votos anti kirchneristas que le robará a Massa y Cambiemos, mejorando así su posición relativa frente a esas fuerzas.
Como no se la quieren hacer tan fácil, el PJ podría ir en un frente con fuerzas marginales y eventualmente, Randazzo debería validar su candidatura en una primaria pero no contra Cristina. Si finalmente el ex ministro no acepta esas reglas de juego y no compite, el PJ podría volver con su frente al que lidere Cristina.

Sobre el filo de este martes, los intendentes peronistas Mario Ishii y Alejandro Granados, ya manifestaron su intención de enfrentar a Randazzo en unas primarias del PJ.

La decisión le fue comunicada a Randazzo, en una carta en la que palabras más palabras menos, lo tratan de caprichoso por haber resistido una unidad que reclamaba la mesa política del PJ y los intendentes de la provincia. La carta está firmada por la apoderada Patricia García Blanco y le advierte al inicio que “algunos de los partidos políticos que integraron el Frente para la Victoria el año 2015 nos han manifestado que van a constituir otro frente electoral”.

Y culmina diciendo: “Podrá usted presentarse, como cualquier otro candidato, en el Partido Justicialista”. La idea, explicaron fuentes del partido a LPO, es dejarlo sin la bandera de la proscripción.

Cristina sostiene además que le sirve mantenerlo vivo hasta la elección de octubre, porque según su análisis va a cosechar todos votos anti kirchneristas, que eventualmente bajarán los porcentajes de Sergio Massa y Cambiemos, dejándola en una mejor posición relativa.

La decisión impactó fuerte en el randazzismo, que esta noche empezó a confluir hacia la Capital para reunirse mañana con el ex ministro y definir que hacer. “Los muchachos están preocupados porque ven que nos vamos a quedar sin la primaria contra Cristina y entonces hay que analizar bien como seguimos”, reconoció a LPO un dirigente de ese espacio.

De hecho, como reveló LPO, este mismo martes se produjo un inquietante encuentro entre el intendente de San Martín, Gabriel Katopodis y Sergio Massa. Este jefe comunal gobierna el distrito más grande de los cuatro que apoyan a Randazzo y tiene una vieja amistad con el líder del Frente Renovador.

Mañana vence el plazo para inscribir los frentes y el próximo 24 los candidatos. La jugada que ensayó este martes el kirchnerismo, además de poner en aprietos a Randazzo, le da tiempo para maniobrar por diez días mas, ya sea para llegar a un acuerdo, esperar a que se baje o estalle su espacio, o eventualmente dejarlo que corra con el PJ en la general.

Copyright La Politica Online SA 2017.