El Gobierno y el kirchnerismo se cruzaron por el suicidio de Rodolfo Oscar Estivill, el jubilado que se pegó un tiro en una oficina de Anses en Mar del Plata.

Los diputados nacionales del bloque FPV-PJ, que preside Héctor Recalde, responsabilizaron al Gobierno, luego de que el titular de la Anses, Emilio Basavilbaso, pidiera que no se haga un “uso político de una situación tan personal y dolorosa”.

“Nos parece lamentable y de un cinismo difícilmente igualable la respuesta de Basavilbaso. Por supuesto que hay una cuestión política involucrada: el jubilado se suicidó en una dependencia estatal, la que él dirige, harto del manoseo al que lo sometían a sus 91 años. Es un hecho doloroso, pero no impensable cuando al país lo dirige una persona que no sabe ni cuánto se paga la jubilación mínima. No es un uso político: es la política neoliberal”, expresó el bloque kirchnerista.

Recalde consideró que el trágico suceso “se dio en el contexto del proceso de desprotección a la tercera edad que inició el gobierno de Macri, que detrás del engaño de la supuesta “reparación histórica” les quitó el acceso a medicamentos, el beneficio de la tarjeta Argento, y a futuro pretende aumentar la edad jubilatoria”.

Gabriel Mariotto, ex vicegobernador de Buenos Aires durante el kirchnerismo, publicó en su cuenta de Twitter la imagen del jubilado muerto. “Ajuste, represión y sufrimiento. El 2001 ya llegó”, escribió.

La mayor pelea se dio en Twitter, luego de que funcionarios, militantes e incluso “trolls” del PRO publicaran el monto de la jubilación que cobraba Estivill y se ganaran el repudio de cientos de usuarios.