Una encuesta confirma que no se está dando la polarización en la que trabaja el Gobierno desde hace meses en la provincia.

Según un estudio de opinión de la consultora Management & Fit sobre 2 mil casos, pedido por Clarín, la fórmula oficialista de Esteban Bullrich y Gladys González sería la más elegida con el 28,5% de los votos. Por una luz de ventaja, menos de un punto, se impondría a la de Unidad Ciudadana, que encabezan la ex presidenta Cristina Kirchner y Jorge Taiana y que obtendría el 27,8%.

Sin embargo, el dato más relevante del sondeo es que la boleta de 1País con Sergio Massa y Margarita Stolbizer se quedaría con el 24,1%. Teniendo en cuenta que el margen de error de las encuestas es del 3 por ciento -tanto como para arriba como para debajo de cada fórmula-, esta encuesta da un escenario de triple empate técnico entre Cambiemos, Cristina y Massa.

De hecho, debido al margen de error, el orden real de los candidatos el día de la votación puede terminar siendo muy distinto a la foto que hoy muestra el sondeo. La vigencia electoral de Massa es el dato central porque tanto en la Casa Rosada como en el polo que se formó en torno a Florencio Randazzo se trabajó -y así se comunicó a los medios- sobre la hipótesis de un “desplome” del tigrense por debajo de los 15 puntos. No fue casual.

Tanto la Casa Rosada como el polo que se construyó en torno de Florencio Randazzo difundieron en los medios la hipótesis de un “desplome” de Massa que supuestamente estaba por debajo de los 15 puntos y cayendo.
Un asesor estratégico del Gobierno le había confirmado a LPO que el PRO hace siempre el mismo juego con Massa. Como mide 20 ó 25 puntos de arranque, Marcos Peña empieza a “ecualizar” las encuestas, para que tres meses antes del cierre de listas Massa mida 16 puntos para abajo. De este modo el “círculo rojo” interpreta que se está desplomando y de esa manera buscan generar un efecto de polarización ante la opinión pública.

Luego, como esto no ocurre, los encuestadores tienen que garantizar su menguado prestigio y a medida que se acerca la elección empiezan las correcciones, no siempre con sutileza: el caso más notable fue el de un reconocido encuestador que en la pasada elección lo hizo pasar de 15 a 21 puntos a Massa en la última semana. En el massismo reían porque se preguntaban qué truco mágico hizo el líder de Frente Renovador para crecer 6 puntos en una semana.

LPO había advertido hace meses que había una inconsistencia de fondo: Si el escenario político era de polarización, no se entendía porque Randazzo buscaba también el camino del centro y no iba a un acuerdo con Cristina.

Otro dato importante de la encuesta de M&F es que el Frente Justicialista de Florencio Randazzo y Florencia Casamiquela miden apenas 5,4%.

Esto por un lado significa que al Gobierno le está sirviendo la estrategia de que se mantenga en pie la candidatura del ex ministro del Interior: esos 5 puntos de voto peronista antikirchnerita no van a Massa, que hoy estaría primero sumando ese porcentaje.

Como contrapartida, si Randazzo sólo saca 4 ó 5 puntos en la primaria es una posibilidad grande que por el voto útil todo ese voto lo pierda en la general y migre a Massa, ya que es un voto peronista no K.

Copyright La Politica Online SA 2017.