En uno de los pocos temas del año en que el Gobierno está dispuesto a negociar, la oposición dobló la apuesta y presionará a Mauricio Macri a ceder más de lo que había imaginado.

Se trata de la ley de compre nacional, que fija el régimen de industria local que están obligados a contratar los gobiernos y los concesionarios del Estado.

El presidente envió su proyecto el 24 de mayo, lo presentó la semana pasada el secretario de Industria, Martín Etchegoyen, pero la oposición anticipó hoy que no lo tomará como única referencia y aprobará uno bastante más proteccionista.

Fue en un plenario de las comisiones de Obras Públicas, Pymes y Presupuesto, que acordó dictaminar el martes próximo, considerando todos los proyectos presentados y no solo el de Macri.

“Este Congreso no es responsable muchas veces cuando pide aportar fondos a un fin sin decir de donde sacarlos. Hay que buscar un término medio, para impulsar a la industria y no golpear al fisco”, se despidió enojado el diputado macrista Luciano Laspina.

Es que tras escuchar a industriales el Frente para la Victoria y el Bloque Justicialista habían anticipado que los complacerían con muchos cambios.

Diego Bossio pidió ampliar los “sujetos obligados” e incorporar industria nacional, que ya no será sólo el Poder Ejecutivo, sino también el legislativo y judicial, además de contratistas de obra pública.

Con Axel Kicillof a la cabeza, el FpV-PJ pide aumentar mucho más el margen de preferencia de industria nacional, esto es, el sobre costo que se puede pagar en una licitación por contratar a una empresa local.

El proyecto de Macri propone elevarlo de 5 al 8 por ciento la intervención firmas grandes y del 7 al 12 por ciento la de las pequeñas y medianas. Y hay acuerdo entre toda la oposición de elevar esa cifra y bastante.

“Es muy amarrete. Tenemos que subirlo más. Si el Estado no promueve la industria, no lo va a hacer nadie. Seamos inescrupulosos con la calidad, pero con el precio más flexible”, insistió el ex ministro, frente a los industriales.

“Yo no sé qué es mucho y que es poco. Nosotros pagamos un 34% de impuestos. ¿Acaso no es más caro no tener empleo y pagar planes?”, desafió Juan Carlos Lascurain, ex jefe de la UIA y referente de la Asociación de metalúrgicos (Admira).

Diego Koatz, economista jefe del Centro de Estudios de la UIA, propuso que una vez al año el Congreso haga un balance de las contrataciones nacionales.

Nada está descartado. El diputado del bloque justicialista Sergio Zillioto, presidente de la Comisión de Obras Públicas, diseñará mañana un pre dictamen para que todos los bloques vayan aportando ideas para un texto común, que se debatirá el martes. Cambiemos no parece convencido.

Copyright La Politica Online SA 2017