El abogado Fernando Burlando dialogó con Mauro Viale en su programa Más que noticias acerca de la confirmación de su precandidatura a diputado provincial en la interna del Partido Justicialista, en la que enfrentará al ex ministro de Transporte Florencio Randazzo.

Explicó que su lista interna, vinculada al intendente de José C. Paz Mario Ishii, en principio había sido rechazadda por la Junta electoral por “algunos defectos formales” pero que luego de recorrer “todo el camino judicial electoral y la Cámara decidió que podíamos participar”.

Al respecto consideró: “Nada más noble ni mejor que participar de algo que tiene que ver con un sistema republicano y democrático de gobierno. Es una interna electoral, algo sencillo, algunos estarán contentos y otros no, pero esto es filtrar la política que es algo que necesita la Argentina”.

En cuanto a su oponente en las PASO consideró: “Randazzo tiene mucho más para perder que Burlando, yo sigo con lo mismo y listo. Pero soy un convencido de que la política no es propiedad exclusiva de ningún político. La política debe dejar penetrar a la gente común, como yo”.

Recordó que su integración a la línea de Ishii se produjo porque “quien me convoca inicialmente para ser candidato a primer diputado nacional es una línea del PJ que se llama Justicia y Dignidad Peronista”. Y aclaró: “Mi única condición fue no compartir lista con gente que haya transitado por Comodoro Py ni los tribunales de La Plata, por haber sido denunciados o investigados, no por sostener algo de su culpabilidad, pero me parece que un funcionario investigado o denunciado primero tiene que dar las explicaciones a la Justicia y después que se determine su inocencia presentarse nuevamente como funcionario”. “Eso es lo menos que podemos ofrecerle a la sociedad argentina”, insistió.

Luego agregó: “Obviamente que puede haber mucha gente enojada, pero los únicos que pueden estar enojados son los perdedores porque la democracia es esto, participar, poder competir… Yo no soy un tipo del palo de la política, pero sí pretendo hacer lo que hice durante 32 años como abogado en casi todas las causas que tuvieron relación con intereses del Estado nacional o provincial, hacer lo mismo con los intereses de la provincia o del país”.

Por último manifestó: “Me gustaría ser diputado, aunque no es un gran negocio el que hago. Vos sabés que yo tengo una estructura muy bien armada, trabajo mucho y me gusta lo que hago, me tomo vacaciones cuando quiero, ando en el auto que quiero… Y eso va a cambiar”. “A los 52 años es un buen momento para tomar decisiones que tienen que ver con devolver algo”, concluyó.