Cristina Kirchner volvió a imprimirle un giro inesperado a su campaña electoral. Este martes la ex presidenta visitó un tambo en la localidad bonaerense de Lincoln con el objetivo de intentar acercarse al voto rural, muy fuerte en el interior de la provincia de Buenos Aires.

“A los productores les aumentaron un 300% los costos #AsíNoSePuedeSeguir”, escribió Cristina en las redes sociales que muestran varias imágenes de la recorrida por el establecimiento de producción de leche de la candidata a senadora por Unidad Ciudadana.

El dato político es que Cristina visitó un partido opositor dado que el intendente de Lincoln es el radical de Cambiemos Salvador Serenal. Los estrategas de campaña del kirchnerismo sostienen que este tipo de visitas se repetirán varias veces durante la campaña.

Como era de esperar, la llegada de Cristina al interior bonaerense generó repercusiones. En el campo, un sector históricamente enfrentado al kirchnerismo, volvieron a recordarle a la ex presidenta que durante su gestión cerraron alrededor de 5 mil tambos.

“Cristina es la menos indicada para hablar de la crisis láctea. Durante su gestión los productores la pasaron muy mal; miles se fundieron y hoy, en campaña, viene a intentar visibilizar lo mal que está la lechería”, dijeron a LPO cerca del ministro de Agroindustria Ricardo Buryaile.

De hecho, las mismas fuentes consultadas por este medio indicaron que la crisis tuvo su pico entre los años 2013 y 2014 por la intervención del kirchnerismo cuando miles de tamberos decidieron abandonar la actividad que sus familias habían comenzado varias generaciones atrás.

En este sentido, los datos muestran que de 2003 a 2015 la producción de leche en la Argentina se estancó en torno a los 11 mil millones de litros, al tiempo que en países vecinos como Brasil se triplicó alcanzando casi los 40 mil millones.

De todas maneras, los que saben del tema destacan que la gestión macrista en lechería no está dejando buenos resultados. El año pasado se produjeron apenas 9.711 millones de litros, una cifra 14,1% inferior a la registrada en 2015 y la más baja desde 2007.

Si bien ya se arrastraban problemas de la gestión anterior y las inundaciones jugaron un rol más que importante, se estima que este año la producción vuelva a caer alrededor de un 10% respecto a 2016, lo que empeoraría aún más el cuadro de situación.

Como sea, no es la primera vez que Cristina se refiere a la crisis del sector lechero. A mediados de junio pasado, la ex presidenta había criticado a Macri: “¿Hasta cuándo se dejará que sigan cerrando tambos sin entrar en riesgo la seguridad alimentaria?”, preguntó Cristina.

Copyright La Politica Online SA 2017.