El gobernador de Córdoba, Juan Schiaretti, anunció este lunes la baja de la tasa de Ingresos Brutos en créditos hipotecarios y volvió a reclamar al Gobierno nacional el cumplimiento de la Coparticipación Federal.

Pese a que el gobernador había señalado que bajaría impuestos si la Nación se ponía al día con la provincia, de cara a la campaña, se plegó a la estrategia de promoción de los créditos hipotecarios que promueve el Ministro Luis Caputo, pese a que advirtió que guardan un parecido a un fallido plan hipotecario de la dictadura que terminó dejando a muchas familias en la ruina.

Semanas atrás, cuando Mauricio Macri visitó la provincia, la relación entre Schiaretti y el presidente se tensó innecesariamente a raíz de los dichos de Macri respecto de que Córdoba es una de las provincias con mayor carga tributaria mediante Ingresos Brutos.

“Macri, cuando era jefe de Gobierno, puso los Ingresos Brutos más altos y no los bajó todavía. Entonces hoy los cordobeses tenemos buena voluntad”, lanzó el gobernador cordobés, quien anunció que esta baja en la alícuota responde a un pedido de la Cámara de la Construcción.

Schiaretti disertó en el seminario “El comercio y el contexto político-económico”, organizado por la Cámara Argentina de Comercio y Servicios y la Cámara de Comercio de Córdoba en el Sheraton Hotel. Durante la media hora que duró su discurso, anunció que bajará la alícuota para crédito de línea nacional vivienda única y radicada en Córdoba de 8% al 1,5, lo que podría reducir en más de 10% la cuota mensual. Luego cuestionó los planes de vivienda del Gobierno nacional y los comparó a la resolución 1.050, impuesta por el ex ministro de economía de la última dictadura militar, José Alfredo Martínez de Hoz, que imponía cláusulas indexatorias para los créditos hipotecarios que tornaron impagables esos préstamos.

“Este plan de vivienda tiene olor a la 1.050 porque se indexa diariamente. Si quieren hacer planes de vivienda, que se corrija por salario. Esa es la manera. Hago votos para que no pase lo mismo que la 1.050. El programa es similar al de la 1.050. Simplemente estoy diciendo los riesgos. Lo que tendría que haber hecho el gobierno es que los créditos se corrijan por la variación salarial, para que la casa no se le torne impagables”, aseguró Schiaretti.

En su exposición, no se ahorró críticas a la gestión del Gobierno nacional: “No se reactiva la economía, no alcanzan los salarios, cayó el consumo, ese presente está haciendo que Cristina Fernández tenga una intención de voto importante en el conurbano”.

“No nos venga a decir que llega el cuco porque viene Cristina Fernández cuando fuimos los únicos que la enfrentamos cuando los demás ni aparecían. El cuco de Cristina lo agranda el Gobierno nacional porque pensó que le iba a dar resultados y lo agrandó fundamentalmente por los errores en política económica. La ex presidenta está agotada como modelo de conducción; somos los gobernadores la alternativa”, insistió. Aseguró además que “es la oportunidad para discutir el federalismo en serio, dar vuelta 200 años de centralismo porteño y que la Nación deje de quedarse con recursos que son de las provincias”.

“Es hora que en un plazo prudencial se le quite a Capital Federal los subsidios por sobre el interior y así pueden devolverle a las provincias lo que es nuestro y que hace 30 años el Estado Nacional se viene apropiando”, dijo.

Córdoba vs. Buenos Aires

Lo que es más grave, continuó Schiaretti, es que “los recursos que se apropia la Nación sirven básicamente para alimentar el centralismo porteño porque en la ciudad Capital y en el Conurbano tienen todo más barato que en el interior de la Patria”.

“Acá la Nación se lleva de retención a la soja 23 mil millones y nos devuelve 2 mil. Son migajas. Van a enterrar 20 kilómetros de vía. Todo va para Buenos Aires. Este es el criterio que hay que dar vuelta”, indicó.

Y volvió a explicar los porcentajes que la ley de Coparticipación Federal establece. “Si se sacan los recursos de la seguridad social, la ley de Coparticipación dice que el 58 por ciento es de las provincias y 42 por ciento de la Nación. Hoy sin los recursos de la Seguridad Social, la Nación se queda con el 62 por ciento y las provincias el 38 por ciento”, insistió Schiaretti.

No es el único gobernador enfrentado a Macri por los fondos provinciales. Este lunes, su par de La Pampa resolvió ir a la Justicia para obligar a la Nación a girarle los recursos que le adeuda.

Schiaretti puso como ejemplo de los desequilibrios entre Buenos Aires y el Interior lo que paga de luz un habitante de Córdoba o de Santa Fe, quien abona $740 por bimestre, mientras que un habitante de barrio Norte de Capital Federal paga menos de $300. “En la Capital Federal los impuestos los tienen casi gratis; en Córdoba pagamos $12.55 el boleto urbano y en el Capital Federal y el Área Metropolitana abonan $6 y el tren de la Costa vale $2 el viaje”.

En esta enumeración de inequidades de subsidios que recibe Capital respecto al interior, el Gobernador sostuvo que “Córdoba tiene que pagar todas las inversiones en transmisión de energía eléctrica con lo que aportamos los cordobeses en la tarifa de EPEC; mientras que en Buenos Aires lo paga el Gobierno Nacional”.

También, agregó, la Nación le entrega recursos a la empresa de Agua y de Cloacas de Buenos Aires. “El año pasado le dio 9 mil millones de pesos, cuando acá en Córdoba este año sólo puso 65 millones; porque el Estado Nacional gasta 30 mil millones de pesos en el transporte del área metropolitana ferroviaria y acá ni un peso”.

Copyright La Politica Online SA 2017.