El proyecto de ley de responsabilidad penal empresaria, que considera imprescriptible el delito de corrupción y establece un régimen de castigo para las personas jurídicas que delincan contra la administración pública y por cohecho transnacional, volverá a ser debatido en la Comisión de Justicia y Asuntos Penales de la Cámara de Senadores esta semana, según se informó oficialmente.

La iniciativa ingresó hace diez días a la Cámara alta, luego de haber sido aprobada por Diputados la primera semana de julio. La tardanza responde a que las autoridades de la Cámara baja descubrieron que había dos artículos que se contradecían entre sí.

En el dictamen de mayoría, se había modificado la redacción del artículo 258 bis del Código Penal, sin aumentar las penas.Pero en la votación en particular del proyecto, se incorporó una modificación en el mismo artículo, subiendo las condenas. De hecho, a los pocos días de la aprobación en Diputados, el ministro de Justicia, Germán Garavano, estuvo presente en el Senado para opinar sobre la iniciativa, aunque lo hizo brevemente a pedido de los jefes de las bancadas de Cambiemos, el radical Angel Rozas; y del FPV, Miguel Angel Pichetto, porque el proyecto no había llegado de Diputados.