“Estamos ganando en todos lados”, dijeron en medio de un asado los 12 gobernadores peronistas que se juntaron para demostrar fuerzas tanto a Mauricio Macri como a Cristina Kirchner a 10 días de las primarias.

La cita se concertó en la casa de Entre Ríos de Suipacha y Córdoba, en pleno microcentro porteño, y desde allí los mandatarios le propusieron una vez más al presidente un pacto de gobernabilidad para luego de las elecciones.

Estuvieron Juan Schiaretti (Córdoba), Juan Manuel Urtubey (Salta), Juan Manzur (Tucumán), Carlos Verna (La Pampa), Lucía Corpacci (Catamarca), Rosana Bertone (Tierra del Fuego), Hugo Passalacqua (Misiones), Gildo Insfrán (Formosa), Domingo Peppo (Chaco), Sergio Casas (La Rioja), Gustavo Bordet (Entre Ríos) y Sergio Uñac (San Juan).

También estuvo José “Pichón” Neder, vice de Santiago del Estero. El chubutense Mario Das Neves prefirió reunirse con Rogelio Frigerio antes que participar del encuentro con sus pares del peronismo. Y, como explicó LPO, el correntino Carlos “Camau” Espínola recibió el respaldo para las elecciones a gobernador de Corrientes, que serán en octubre.

No hubo menciones directas a Cristina, aunque el cónclave tuvo ribetes nítidos de postkirchnerismo: no estuvo Alicia Kirchner y sí lo hizo Miguel Pichetto, que llegó después de las achuras.

Los gobernadores señalan que pese a que Cristina gane la provincia, no podrá evitar unas primarias por la presidencia en 2019 si decide competir en el PJ. Y para eso no le cierran la puerta a Sergio Massa.

De lo que más se habló fue de la complicada relación actual de los gobernadores con la Rosada. Tras el inicio de la gestión de Macri, que auspiciaba una relación de diálogo y trabajo a la par, los mandatarios ahora se quejan del destrato del presidente y de las promesas incumplidas. El salteño Urtubey era uno de los gobernadores más dialoguistas y se empezó a alejar de la Rosada porque, por ejemplo, Macri ni siquiera licitó la autopista General Gúemes-Ledesma que uniría Salta y Jujuy y que fue anunciado en enero de 2016.

Además, protestaron porque el Gobierno “quiere embarrar la cancha” en algunas provincias con impugnaciones a listas y candidatos locales, como en La Rioja y Formosa. “Quieren ganar en el escritorio lo que no pueden ganar en las urnas”, dijo a LPO uno de los presentes.

Uno de los temas centrales del encuentro fue el posible avance del reclamo de María Eugenia Vidal por la restitución del Fondo del Conurbano.

Schiaretti sostuvo que si la actualización del Fondo del Conurbano impacta sobre la coparticipación federal, sería un “peligro” para las arcas provinciales, al tiempo que cuestionó los subsidios que reciben la Capital Federal y el Conurbano. El cordobés anticipó que pedirán una audiencia con la Corte para sentar la posición de las provincias.

Los mandatarios están enojados con su par bonaerense porque acudió a la Justicia para plantear el tema. “El reclamo por los fondos es en el Congreso y no en la Justicia”, advirtió Urtubey.