En el Gobierno creen que perderán en las primarias del domingo en la provincia de Buenos Aires ante Cristina Kirchner, pero esperan compensar ese resultado con triunfos en las provincias más grandes del interior.

Elisa Carrió admitió la derrota con Cristina aún antes de la elección. “No hay que asustarse si en las PASO llegan a sacar algún punto más que Esteban Bullrich”, aseguró este miércoles Lilita a Infobae.

Como hace el resto del Gobierno, Carrió pronosticó que Cambiemos dará vuelta el resultado en la provincia en las generales de octubre.

Según el mapa que manejan por estas horas en la Rosada, Cambiemos aspira a ganar en provincias clave del interior, como Córdoba y Santa Fe y descuenta que ganará holgadamente en Capital Federal.

En la Casa Rosada esperan triunfos “históricos” en Santa Cruz y San Luis, lo que les permitiría sumar sólo con esos dos distritos, cuatro senadores nacionales.
Además, espera triunfos en Santa Cruz y un triunfo inédito en San Luis, la provincia que los Rodríguez gobiernan desde 1983. También confían que los gobernadores radicales aseguren el triunfo en Jujuy -donde se eligen senadores nacionales-, Mendoza y Corrientes.

En Córdoba, el Gobierno avizora un panorama muy parejo pero cree que puede derrotar al peronismo con Héctor Baldassi.

En Mendoza el panorama es de un triunfo, aunque menos holgado de lo que se esperaba meses atrás, puesto que el gobernador Alfredo Cornejo empezó a caer en las últimas semanas. Allí, el peronismo comenzó a reorganizarse tras la debacle de 2015 y tendrá primarias, en las que tiene ventaja Omar Félix por encima de Jorge Tanús y Juan Miguel Jofre.

En Santa Fe el Gobierno cree que puede ganar luego de décadas de hegemonía socialista, pese a que lleva de candidato al radical Albor Cantard que corría desde atrás en el inicio de la campaña.

En La Rioja, que también reelige senadores, el Gobierno se ve con una luz de ventaja sobre el peronismo, sobre todo luego que la justicia -con un guiño de la Casa Rosada- prohibiera la candidatura de Carlos Menem, que lideraba cómodo los sondeos.

Por otro lado, en el Gobierno aseguran que hay otro grupo de provincias en las que el escenario es de paridad: ellas son Tucumán, Tierra del fuego, Entre Ríos y Catamarca. También creen que tienen alguna chance en Salta y en Chaco, una lectura curiosa ya que el peronismo viene de aplastar a Cambiemos el mes pasado en las elecciones provinciales.

Mientras que en Salta fracasó el armado opositor a Urtubey que había diseñado la Casa Rosada para unificar atrás del intendente de la capital, Gustavo Sánez.

Por otro lado, en la Rosada ya reconocen abiertamente que no tienen chances en Formosa, Misiones, Santiago del Estero, San Juan, Neuquén, Río Negro, La Pampa y Chubut. En Formosa, Misiones y San Juan, que reeligen senadores nacionales, en el Gobierno aspiran al menos a llegar en segundo lugar para meter un senador por cada provincia.

Copyright La Politica Online SA 2017.