Mauricio Macri pidió explicaciones por la dura derrota en Tucumán del radical José Cano, una de las principales apuestas del Gobierno en el norte.

En 2015, Cano compitió palmo a palmo con Juan Manzur por la gobernación, en una elección que terminó en escándalo y cuyo escrutinio definitivo despertó un interés nacional.

Finalmente, pese a quedar a 12 puntos del candidato peronista, la buena elección de Cano en 2015 lo catapultó al gabinete nacional. Macri lo puso al frente del ambicioso Plan Belgrano, creado para realizar una “reparación histórica” en el Norte argentino, con el objeto de posicionarlo para que gane la gobernación tucumana en 2019.

Sin embargo, Cano no se pudo lucir en ese puesto y dejó el gabinete en julio para ser candidato en las legislativas de este año. En tan sólo dos años, perdió 11 puntos, 100 mil votos en una provincia de poco más de 1 millón de electores, y quedó a 22 puntos del candidato de Manzur, Osvaldo Jaldo. De este modo le aportó al peronismo una de sus principales victorias a lo largo del país.

Macri debió entonces pedir explicaciones, puesto que en Tucumán el Gobierno depositaba esperanzas de hacer una gran elección. El tema fue hablado en la reunión de coordinación del gabinete que encabezó en la mañana de este lunes el gabinete junto al jefe de Gabinete, Marcos Peña, según indicó Télam.

En el peronismo tucumano explicaron a LPO que Cano ninguneó los votos peronistas que lo habían acompañado en 2015. El compañero de fórmula de Cano en aquel “Acuerdo por el Bicentenario” que perforó la barrera de los 40 puntos había sido Domingo Amaya, actual secretario de Vivienda y Hábitat de la Nación.

Amaya es peronista y fue corrido de la campaña por Cano, quien siempre temió que el ex intendente de San Miguel le hiciera competencia. “Amaya podría haberle chupado votos peronistas a Manzur”, se quejaron ante LPO desde Tucumán.

Copyright La Politica Online SA 2017.