Los gobernadores analizan invitar a Sergio Massa a su próximo encuentro con la premisa de consolidar un espacio de poder alejado de los polos de Cristina Kirchner y Mauricio Macri.

El emisario fue Sergio Casas, gobernador de La Rioja, que se reunió este miércoles con Massa en Tigre y le comentó lo que estaba dialogando con sus pares del interior. El sondeo implica una dura marginación de Florencio Randazzo que se veía como el hombre de los gobernadores en la provincia de Buenos Aires. Los decepcionantes cinco puntos que sacó en las primarias el ex ministro de Transporte, le sacaron proyección.

Casas le dijo a Massa que les gustaría se sume a una próxima reunión a posterior de la cerrada que mantendrán ellos y le comentó que los otros gobernadores quieren que el equipo económico del massismo, que encabeza Roberto Lavagna, también participe del encuentro.

La idea de los gobernadores es sumar masa crítica contra la reforma tributaria que planean Macri y su ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne.

El sondeo a Massa implica una dura desautorización a Florencio Randazzo, que se imaginaba como el representante de la provincia de Buenos Aires, en la mesa que están tratando de armar los gobernadores.
Los mandatarios están preocupados porque saben que Macri sobre todo está interesado en reducir el impuesto de Ingresos Brutos, que cobran las provincias. Creen que este proyecto significa “la vuelta al unitarismo” y representa la reforma que no pudo implementar Domingo Cavallo en los 90.

Además, buscan plantearle a Macri que si la Corte falla a favor de María Eugenia Vidal por el Fondo del Conurbano, que el Gobierno nacional se haga cargo de esos fondos y no lo padezcan las provincias. Pero como en el fondo se trata de una única masa de dinero, también le pedirán que los planes de vivienda se transfieran a las provincias y dejen de depender del ministro del Interior, Rogelio Frigerio.

No se trata de la única embestida contra ese ministro: como explicó LPO, los gobernadores peronistas exigirán la coparticipación plena de los Aportes del Tesoro Nacional (ATN), que dependen de Interior, como parte de su pelea por no resignar recursos ante la provincia de Buenos Aires.

“Ni la locura de Cristina ni el ajuste de Macri”, es el leit motiv de este grupo de gobernadores, que creen que si suman a Massa representarían al menos el 25 por ciento del electorado nacional.

El objetivo de la liga de gobernadores es consolidar ese porcentaje y en ese sentido se habla de que los diputados del Frente Renovador se sumen al bloque justicialista que los mandatarios tienen en la cámara baja.

La intensión de los gobernadores coincide con la estrategia del tigrense, que como reveló LPO en exclusiva, apuesta a una progresiva peronización de su discurso para fidelizar los votos que sacó y evitar nuevas fugas. Los quince puntos que sacó le quitaron volumen para imponer su conducción a los gobernadores, pero son suficientes para que resulte atractivo como pata bonaerense de un armado nacional de peronismo de centro.

En esa lenta deriva de regreso al peronismo, Massa se mostró días atrás con Carlos “Camau” Espínola, candidato del peronismo a gobernador de Corrientes.

Copyright La Politica Online SA 2017.