Federico Pinedo debió interceder entre los radicales y la Casa Rosada, tras el cimbronazo que causó en Cambiemos la renuncia de Ángel Rozas a la presidente del interbloque en el Senado con duras críticas.

El chaqueño, que había llegado a ese cargo por gestión del jujeño Gerardo Morales, pegó el portazo sorpresivamente la semana pasada, harto del destrato del PRO. La bronca de Rozas tuvo su punto cúlmine con una visita de Mauricio Macri a Chaco de la que ni siquiera le avisaron.

Desde que integran la alianza Cambiemos los radicales protestan por la escasa y en severas ocasiones nula participación en las decisiones de Gobierno, lo que se trasladó al funcionamiento en el Congreso, en donde para tensar ese conflicto, el PRO crecerá después de las elecciones generales del 22 de octubre.

Por el crecimiento que tendrá el PRO en las bancas ya se lanzó además, como adelantó LPO, la pelea por copar el Consejo de la Magistratura.

Tras la renuncia de Rozas, los senadores radicales acudieron a Pinedo, ya que el presidente provisional del Senado es más accesible que la cúpula del Ejecutivo.

Pinedo se comunicó el martes por la noche con Marcos Peña para sugerirle que reciba a los dirigentes del partido centenario

“Ok, pero que vengan con una propuesta”, fue la tajante respuesta del jefe de gabinete, que está al tanto de las críticas que vierten los radicales contra funcionarios de su equipo.

Copyright La Politica Online SA 2017. P