Graciela Camaño requirió por nota a Emilio Monzó dotar de fondos a la bicameral de seguimiento y control del Ministerio Público, si quiere continuar con la investigación a la gestión de Alejandra Gils Carbó, una de las enemigas del Gobierno.

Si bien esta comisión fue creada en la ley de Ministerio Público de 1998, recién el año pasado se conformó por pedido de la jefa del Frente Renovador, elegida luego su presidenta.

En mayo de este año Cambiemos decidió activarla para escuchar denuncias contra la procuradora y logró la visita de sus fiscales enemigos.

La acusaron de haber digitado nombramientos y reemplazos para influir en causas contra Cristina Kirchner y aportaron documentación. Según Camaño, la bicameral no está en condiciones de procesarla para arribar a conclusiones y recomendaciones, que es todo lo que puede hacer.

“A fines de garantizar un apropiado acceso a la información pública y maximizar los espacios ocupados, se solicita que dote de recursos materiales y humanos (a la bicameral) para digitalizar la totalidad de la información y documentación ingresada a la misma”, dijo Camaño en su nota al presidente de la Cámara de Diputados.

Y aseguró no contar “con ninguno de los recursos necesarios para su financiamiento, conforme a lo establecido en el artículo séptimo de la resolución por la cual fue creada”, la comisión.

La reacción del diputada massista esconde otra razón: después de presionar para reabrir la bicameral y apuntar contra la Procuradora, Cambiemos exigió acomodar las sesiones a la campaña electoral.

Empujó las primeras reuniones con sus fiscales afines en mayo y luego pidió postergar la visita de la procuradora, que pronto quedaría procesada por la compra de un edificio.

Hace quince días, los diputados de Cambiemos exigieron conocer el rol de Gils Carbó en la causa por la desaparición de Santiago Maldonado. Camaño quiere fondos para cumplir.

Copyright La Politica Online SA 2017.