Mientras Cristina Kirchner camina, baila y hasta da entrevistas para remontar en las encuestas, los intendentes del conurbano empezaron a desafiarla.

Gustavo Menéndez (Merlo), Santiago Maggiotti (Navarro) y Leonardo Nardini (No sólo eso: Pichetto ya advirtió que no quiere recibir a Cristina en su bloque. “La señora armó su propio partido”, recordó, en referencia a Unidad Ciudadana, la fuerza de Cristina en la provincia.

Más duro estuvo en su exposición ante la Asociación del Personal de Organismo de Control (APOC), cuando denunció un “protomontonerismo” en la frontera, con un “tufillo a Sendero Luminoso”, la recordada agrupación guerrillera de Perú.

Los intendentes tienen sus motivos para diferenciarse: si bien Cristina les aporta votos para sus Concejos Deliberantes, les pone un techo para ganar en 2019 y por eso prefieren desplazarla ahora.

La ex presidenta ya se defendió de estos ataques en su primera entrevista con Luis Novaresio. “Te doy una primicia: si soy estorbo para 2019, me bajo de la pelea presidencial”, un claro desafío a la aparición de un candidato del PJ con chances de suceder a Macri.

La movida de los alcaldes anticipa además que no estarán dispuestos a escucharla para definir al candidato a gobernador. Quieren que no haya interna y La Cámpora no participe de las decisiones.

Copyright La Politica Online SA 2017.