La sugestiva foto de tres intendentes del PJ con el jefe de bloque de senadores peronistas, Miguel Ángel Pichetto, levantó la polémica en una campaña donde mientras llevan como candidata a senadora a Cristina Kirchner comienzan a dar muestras de distancia hacia ella.

La otra nota del día de ayer la dio el lomense Martín Insaurralde. Se comenzó a divulgar una foto de Gustavo Menéndez (Merlo), Santiago Maggiotti (Navarro) y Leonardo Nardini (Malvinas Argentinas) con Pichetto, pero mientras tanto el intendente de Lomas se sacó su propia foto con su par macrista de Lanús, Néstor Grindetti.

Desde el entorno de Grindetti dijeron a LPO que Insaurralde es uno de los intendentes del peronismo con los que hay “mejor relación” y que el vínculo entre ambos se fue fortaleciendo en el último año.

La relación entre Insaurralde y Grindetti trasciende lo “gestual”: se enfoca en la gestión. Hicieron operativos de seguridad conjuntos, buscan hermanar los centros de monitoreo, llevan adelante proyectos de repavimentación en zonas limítrofes y tienen otros proyectos compartidos. “Ambos tienen buena imagen para sus vecinos, porque son intendentes muy concentrados en la gestión y eso los une”, explicaron desde Cambiemos.

No ven del mismo modo la relación con otros intendentes de la Tercera, como por ejemplo con Jorge Ferraresi. “Para él son más fuertes las diferencias ideológicas que la chance de pensar en la gestión”, grafican desde Cambiemos.

La encargada de publicar la foto fue Cirio, que contó a través de su cuenta de Twitter: “Hermosa noche en el Teatro Colón con Néstor Grindetti y Karina Spalla. Disfrutando de La bella durmiente del bosque”.

Como contó LPO, Menéndez, Nardini y Maggiotti se juntaron ayer con Pichetto, acaso el peronista que más duro fue con Cristina. Sonrientes, posaron en una reunión que describieron como “imaginando la Argentina que viene”.

La imagen cayó como un baldazo de agua fría en La Cámpora y a muchos de los intendentes de la Tercera Sección que hoy juegan en la boleta de Cristina. Insaurralde no opinó sobre el tema, pero también dio muestras de “vuelo propio” al divulgar la foto con Grindetti.

La foto de los intendentes de la Primera junto a Pichetto también abrió una suerte de “grieta” con sus pares. Es que Menéndez y Nardini se mueven en un esquema de su sección, donde desde hace tiempo realizan un “trabajo fino, distrito por distrito” para “reconstruir” al peronismo.

Como dio cuenta este medio, algunos intendentes buscan instalar a Menéndez al frente de la conducción del PJ Bonaerense cuando termine el mandato de Fernando Espinoza, hoy muy pegado a Cristina.

En ese marco, la estrategia de Menéndez y Nardini choca de modo directo con varios de sus pares de la Tercera que siguen bajo el ala de la ex Presidenta y cuentan con una presencia más marcada de La Cámpora en sus distritos.

“Entre los intendentes de la Primera y los de la Tercera, el diálogo está cortado”, dijo un intendente a LPO y detalló que sólo hay charlas cordiales “sobre la campaña”, mientras que no tocan otros temas porque el clima está “muy susceptible”.

En ese marco, Insaurralde refuerza su vínculo con Grindetti mientras sus pares de la Primera buscan que la foto con Pichetto funcione como “un aviso” de que ellos están dispuestos a hablar con todos. También una provocación: Cristina tiene en agenda una visita a Malvinas. Si los planes no cambian, el domingo deberá ser recibida por Nardini.

Como contó LPO, los intendentes no quieren a Cristina como candidata a presidenta ni a gobernadora e imaginan el regreso del peronismo clásico centrista, muy alejado de La Cámpora.

Si bien la necesitaban para esta elección porque les suma votos a sus Concejos Deliberantes, los intendentes saben que Cristina también les pone un techo para ganar en 2019 y por eso ya comienzan a desplazarla.

“Si Cristina no es candidata en 2019, ¿cuánto vale que le levante la mano a su candidato?”, dijeron desde el entorno de uno de los intendentes, ya sin ocultar que comenzarán a cuestionar la conducción de la ex Presidenta después de octubre.