La ex presidenta Cristina Kirchner afirmó que no pone “las manos en el fuego” por su ex ministro de Planificación Julio De Vido, que es juzgado por la tragedia de Once y tiene otras causas judiciales pendientes, “ni por nadie” de su gobierno.

En una entrevista concedida a radio Con Vos, ante la pregunta sobre si ponía las manos en el fuego por su ex ministro de Planificación, respondió: “Las manos en el fuego no las pongo ni por De Vido ni por nadie. Las manos en el fuego, por mí y por mis hijos, por nadie más”.

La postulante también advirtió que “hoy hay una utilización política de todo esto que es inocultable”, al referirse al desfile de ex funcionarios kirchneristas por tribunales y remarcó que hay “una suerte de cronograma judicial que va empalmado con el cronograma electoral”.

Y retrucó: “¿hay preocupación real por luchar por la corrupción o solo esun discursito de utilización política?”.

Cuando le consultaron por qué no echó a De Vido durante la gestión, a pesar de las fuertes críticas, contestó que el Ministerio de Planificación Federal “era muy grande”, al tiempo que añadió: “Vos vas operando sobre la realidad, sobre los factores, vas avanzando en la medida que vas pudiendo”.

En cuanto a sus ocho años en la presidencia, indicó que “hubo intentos destituyentes muy claros, no sólo por lo que se decía, por las corridas financieras hasta todo lo que vimos” y remarcó que “todos los días” se levantaba en la Quinta de Olivos pensando qué le iban a hacer hoy.

La ex jefa de Estado también defendió las estadísticas que el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) difundió durante su gestión, al afirmar que “si la inflación hubiese sido la que decía el Congreso no hubiese habido un boom de consumo como hubo”.

Asimismo, ponderó que el kirchnerismo “fue el gobierno que desendeudó al país” y resaltó que durante esos años “la gente tenía trabajo, los salarios estaban por encima de la inflación, vivía tranquila”.

Copyright La Politica Online SA 2017.