Cristina Kirchner salió a pedir la renuncia del ministro de Finanzas, Luis Caputo, luego de que la megafiltración de documentos conocida como “Paradise Papers” develara que estuvo vinculado a firmas offshore en las islas Caimán y Delaware.

La ex presidenta difundió un comunicado de Unidad Ciudadana, su fuerza política, en el que le exigen a Mauricio Macri la salida de Caputo. “Debe renunciar inmediatamente a su cargo”, reclama el kirchnerismo.

La investigación del Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ, por su sigla en inglés) da cuenta de que Caputo fue el administrador de Noctua Partners LLC, una gerenciadora de fondos de inversión de Miami con ramificaciones en Delaware y las islas Caimán, dos paraísos fiscales, antes de ingresar a la función pública.

Caputo también fue el manager de Alto Global Fund, un fondo buitre del conglomerado de Noctua dedicado a administrar inversiones de alto riesgo y alta rentabilidad en mercados emergentes por más de US$ 100 millones. El ministro gerenció esos fondos offshore junto al financista argentino radicado en Miami Martín Guyot.

“Caputo se dedicó a administrar sociedades y fondos de inversión off shore en paraísos fiscales, y no informó esa actividad en su declaración jurada de ingreso a la función pública. El Ministro omitió informar a los organismos pertinentes y a todos los argentinos, que una de sus principales actividades era administrar plata negra y por eso debe renunciar en forma inmediata a su cargo”, afirma la nota de UC.

El cristinismo aventura que “el manejo de sociedades y fondos offshore involucrarían al ministro Caputo en el delito de evasión impositiva”. Y va más allá y en una afirmación un tanto temeraria afirman que “esas estructuras financieras podrían haber sido utilizadas para blanquear fondos provenientes del lavado de dinero y del narcotráfico a escala global”.

UC recordó el caso de los Panamá Papers y sostuvo que esta nueva filtración de documentos llevada a cabo por el ICIJ (difundida en Argentina por La Nación y Perfil) “nuevamente involucra a los más altos funcionarios del Gobierno de Mauricio Macri con la administración y el movimiento de plata negra”.

Además de pedir la renuncia, el kirchnerismo reclama “la intervención inmediata de la justicia argentina”. “Los argentinos no podemos tener un Ministro de la Nación sospechado de manejar dinero que podría provenir del narcotráfico o del lavado de dinero. Es inaceptable”, agregan, insistiendo en pegar al ministro con delitos gravísimos, de los que la investigación de ICIJ no da cuenta ni mucho menos.

Finalmente, el partido de Cristina recordó las causas en las que está involucrado el ministro y asegura que “está en condiciones de obstruir cualquier investigación que la justicia realice sobre los hechos en los que está involucrado”. “Caputo hoy puede obstruir el trabajo de la justicia para su propio beneficio”, agrega en un pedido para que la Justicia lo mida con la misma vara que a De Vido o Boudou.

Copyright La Politica Online SA 2017.