El titular del gremio de Canillitas, Omar Plaini, reiteró que la CGT “no acepta de ninguna manera” el anteproyecto de reforma laboral impulsado por el Gobierno, y aclaró que la postura de la central sindical “es dialoguista pero no permite imposiciones”.

“No la vamos a aceptar de ninguna manera porque es retrotraerse décadas y décadas con la pérdida de derechos de los trabajadores”, aseguró el diputado nacional y secretario administrativo de la CGT en declaraciones a radio Mitre.

Según Plaini, luego del resultado electoral del 22 de agosto, el Gobierno “cambió lo que venía conversando” con la central obrera en los encuentros mantenidos con el ministro de Trabajo, Jorge Triaca.

“Veníamos hablando de tres ejes: innovación tecnológica, creación de una agencia nacional de salud y formación profesional pero el gobierno nos mintió. Estaba esperando un resultado electoral para avanzar sobre otras cuestiones, pero eso no les da derecho de avanzar de esta manera y no veo razón en querer apurar y sacar inmediatamente la ley”, sostuvo Plaini.

El dirigente y diputado nacional por el Partido por la Cultura la Educación y el Trabajo insistió en que “nunca se habló con el gobierno de un anteproyecto de ley de 145 artículos” y ratificó el “total desacuerdo” con el contenido de la iniciativa.

Por último, aseguró que el anteproyecto “terminará en el Congreso” y los legisladores “tendrán la responsabilidad de apretar el botón o abstenerse”.

Copyright La Politica Online SA 2017.