Elisa Carrió participó por primera vez de un retiro espiritual del PRO, invitada por los jóvenes de La Generación, la agrupación que nuclea a los funcionarios sub35 de segunda línea de los ministerios.

Lilita tomó el té y comió muffins con los jóvenes el sábado en el hotel Howard Johnson de Escobar. Allí hablaron de “trabajar por el otro, desarrollar la empatía” y de “abrazar y sentir las necesidad de quien tenemos en frente”.

Carrió estuvo acompañada por dos de sus máximos colaboradores, el legislador porteño Maxi Ferraro y la diputada bonaerense electa Maricel Etchecoin Moro.

En tanto que por el lado de los jóvenes, se destacó la presencia de Pedro Robledo, subsecretario de Juventud de la Nación y de Juan Gowland, coordinador del ministerio de Modernización de la Nación.

“Gracias por la invitación y el intercambio de ideas para que entre todos construyamos una Argentina abrazada a la república, ética, honestidad y prosperidad”, tuiteó Lilita, que no se quedó a dormir en la noche del viernes en el retiro como sí lo hicieron los jóvenes de La Generación, que desayunaron en la Villa Bote de Escobar.

Durante el retiro se acercaron otros funcionarios de primera línea, como el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, y el secretario general de la Presidencia, Fernando de Andreis.

Para este jueves, en tanto, los jóvenes de La Generación preparan una charla del ministro de Cultura, Pablo Avelluto, quien hablará de las políticas de su ministerio para “cerrar la grieta” y “unir a los argentinos” .