Cristina Kirchner le marcó la cancha al PJ y le garantizó a Pablo Moyano que intentará impedir la reforma laboral en el Congreso. “Con Pablo Moyano nos une la esperanza”, escribió en su cuenta de Twitter luego de que el líder de Camioneros se ilusionara con que legisladores y gobernadores peronistas no acompañaran la reforma laboral propuesta por Macri.

La reforma fue presentada de manera informal por Jorge Triaca a los triunviros cegetistas a principios de noviembre, pero los sindicalistas rechazaron los cambios y aseguraron a la salida del encuentro que con los cambios perdían “derechos”.

A sabiendas de que manejará un bloque pequeño y sin posibilidades de impedir los acuerdos del Gobierno con el peronismo, Cristina se acercó a Pablo Moyano, cada vez más aislado hacia adentro de la CGT pero aún con poder de fuego.

El triunvirato de la CGT había visitado el congreso a principios de octubre pasado. “Por acá no va a pasar ningún proyecto que no sea consensuado con ustedes”, los había tranquilizado Miguel Pichetto durante el encuentro, del que también formó parte el mandatario riojano Sergio Casas. Sin embargo las cosas cambiaron luego del triunfo oficialista en las elecciones.

“Esperemos que gobernadores, diputados y senadores que cantan la marcha y tienen cuadros de Perón y Evita no voten esta reforma laboral en contra de los trabajadores”, expresó Moyano en diálogo radial. “Sería un orgullo caer en cana con un gobierno gorila como este”, agregó el hijo de Hugo Moyano.