La ex presidente Cristina Fernández se encuentra en Tucumán para cerrar el “Encuentro de Mujeres Peronistas del Norte Grande” y su presencia se debe a la invitación realizada por la presidente del justicialismo local Beatriz Rojkés.

La presencia de la ex jefe de Estado genera movimientos políticos en el ámbito local donde el gobernador Juan Manzur manifestó varias veces que “Cristina fue” y que en las últimas elecciones, ella creó otro partido (Unidad Ciudadana) en detrimento del PJ.

Fernández llegó a la provincia en la noche del domingo y fue recibida por una centena de militantes que gritaron a su favor. Se alojó en el Sheraton local. En la puerta había militantes que vivaron a su favor y “vamos a volver, a volver” mientras que en el interior algunos pasajeros le gritaron “chorra” o “devolvé la plata”. Ella obvió los gritos, se sacó fotos con empleados y dirigentes para seguir su camino a su habitación.

La ex presidente viajo a Tucumán en el vuelo 1476 de Aerolíneas Argentinas, se instaló en uno de los asientos de primera e ingresó entre las últimas a la aeronave. Al llegar un auto negro la estaba esperando en la plataforma desde donde salió sin pasar por la estación de pasajeros. Ese mismo auto la esperó en el hotel para llevarla más tarde a la casa del ex gobernador José Alperovich donde cenó. Lo extraño es que el ex mandatario, que tuvo una estrecha relación con Néstor Kirchner y su esposa, dijo un tiempo atrás que nunca había sido kirchnerista.

Junto a Fernández venían Oscar Parrilli, quien expresó que “Cristina está muy contenta y hace mucho que no venía a Tucumán”; la ex presidente del Banco Central, Mercedes Marcó del Pont, y la diputada Mayra Mendoza, quien según algunas versiones negoció la invitación al encuentro.

El evento de mujeres se realiza en el complejo del Suterh la localidad de El Cadillal, unos 25 kilómetros al norte de la capital tucumana. Y la ex mandataria cerrará la jornada y su palabras están previstas para las 18 de este lunes.