A casi 24 horas del episodio en el que efectivos del grupo Albatros reprimieron a miembros de la comunidad mapuche que dejó como saldo la muerte de Rafael Nahuel y otros dos heridos en Villa Mascardi, a 30 kilómetros de Bariloche, el gobierno mantiene el silencio y sólo el gobernador de Río Negro, Alberto Weretilneck, habló sobre el tema.

El episodio se produjo -supuestamente- porque los integrantes del grupo comando de Prefectura perseguían a integrantes de la comunidad mapuche que había sido desalojada el jueves de territorio del parque nacional Nahuel Huapi, porque tenían la información que pretendían ingresar en los campos del billonario inglés, Joe Lewis, amigo del presidente Macri.

Weretilneck se refirió este domingo a o ocurrido, aunque era evidente su falta de información. El gobernador dijo que la Resistencia Ancestral Mapuche (RAM) “es un grupo violento que niega al Estado argentino. Utiliza la violencia y niega la existencia de nuestra Constitución, de nuestra bandera y de nuestras autoridades”.

En declaraciones a radio Mitre, agregó que “una de las versiones” es que el grupo intentó recuperar el lugar que Prefectura estaba custodiando. “Fue una ocupación nueva, no es gente que estaba viviendo en el lugar hace 100 años. Las ocuparon hace 15 días”, agregó.

Hoy trascendió el nombre de la persona fallecida. Se trata de Rafael Nahuel, de 22 años. En tanto, la Justicia Federal aseguró que los dos mapuches heridos durante el enfrentamiento en Mascardi están fuera de peligro.

Según información periodística, autoridades policiales tienen fuertes sospechas de que en el sector más alto del área de Parques Nacionales todavía se mantiene oculto un grupo de mapuches entre 4 a 7 personas.

Se sabe que el juez federal Gustavo Villanueva ordenó que fueran secuestradas las armas de la patrulla Albatros e inició una investigación acerca de cómo se desencadenaron los hechos. Por otro lado, la zona de conflicto quedó custodiada solamente por agentes de la Policía Federal Argentina hasta que la investigación ofrezca resultados.

La actuación del magistrado y de las fuerzas de seguridad quedó cuestionada, luego que diversos organismos de derechos humanos denunciar que Rafael Nahuel no integraba la RAM y estaba desarmado. Incluso, hubo una marcha a Plaza de Mayo.

Según trascendió, la bala que mató a Nahuel ingresó de manera ascendente por el glúteo y le atravesó el tórax. Es decir, le dispararon por la espalda. Miembros de criminalística se aprestaban a realizarle las pericias, entre ellas, para examinar si en sus manos había restos de pólvora.

De los dos heridos de bala (que tendrían entre 20 y 30 años), cuyas lesiones no revestirían riesgo de vida, una fue identificado por miembros de la comunidad mapuche como Johana Colhuán. Este mediodía, el Ejército emitió un comunicado en el que informó que Colhuán es soldado voluntaria de la Escuela Militar de Montaña y destacó que trabajó allí hasta el jueves pero no se presentó el viernes 24.

Siempre según el Ejército, el sábado personal de la Escuela Militar se presentó en el domicilio de la joven y fue su madre quien explicó que Colhuan “había tomado una decisión y se encontraba escondida en la montaña”.

La Justicia informó esta madrugada que la causa por usurpación de tierras en el área de Villa Mascardi se inició el 10 de noviembre ante la denuncia de la Administración de Parques Nacionales y señaló que ayer la “patrulla que recorría el lugar habría advertido la presencia de un número no determinado de personas, y se habría producido un enfrentamiento que tuvo como desenlace el deceso de una persona que pertenecía a la comunidad”.

Sin embargo no se aclara si hubo armas secuestradas u otros elementos que hayan utilizado los integrantes de la comunidad mapuche.

El jueves pasado el juez Villanueva ordenó el desalojo de la comunidad en Villa Mascardi con un amplio despliegue de fuerzas federales -más de 300 agentes- cuyo resultado arrojó cinco mujeres detenidas, entre ellas una de 16 años y sus hijos, algunos de menos de 4 años.