El kirchnerismo llamó a una sesión para este jueves con la idea de tratar un pedido de interpelación a Patricia Bullrich por la muerte de un mapuche durante un operativo de prefectura en Río Negro, pero hasta esta tarde no contaba con la mayoría de la oposición por lo que la reunión moriría en expresiones de minoría.

Por las dudas, en Cambiemos estaban en alerta, con sus diputados esperando en los despachos por si había quórum.

No parecía posible: fuentes del frente renovador y del bloque justicialista confirmaron a LPO que sus legisladores ni siquiera estaban en Buenos Aires. “Nos enteramos hoy y no hay nadie”, repetían en fila

Sin ellos, el kirchnerismo no tiene margen para alcanzar a los 129 bancas necesarias para el quórum, pero menos las tendrá el 10 de diciembre, cuando Cambiemos engrosará sus filas.

Mañana sí asistiría Victoria Donda, de Libres del Sur, que a las 15 horas convocó a la comisión de derechos humanos que preside para despotricar a Bullrich.

Además de la interpelación a la ministra, solicitada por los diputados de La Cámpora, el pedido de sesión especial incluye un proyecto para declarar la emergencia a fabricaciones militares, como piden sus trabajadores, una ocasión para repudiar a Oscar Aguad, golpeado por el submarino extraviado enel golfo San Jorge.

El temario también incluye una ley para prevenir la tombofilia -pedida por la actriz Florencia Peña-, la emergencia en violencia de género y una ley para ampliar derechos al consumidor.

Ninguna sería debatida y Cambiemos, que suspendió la sesión ordinaria para este miércoles justamente para evitar proclamas contra Bullrich y Aguad, ya no quieren reuniones hasta el miércoles 13, ya para tratar el presupuesto. Y sin riesgos de proyectos incómodos.