El intendente de Merlo, Gustavo Menéndez, todavía no asumió la presidencia del PJ Bonaerense pero ya arrancó una serie de reuniones para lograr que en el partido confluyan dirigentes como Sergio Massa, Florencio Randazzo y algunos gobernadores peronistas alejados de la figura de Cristina Kirchner.

Massa decidió volver al peronismo y en ese marco compartió días atrás un desayuno con Menéndez -que se extendió por casi cuatro horas- en el que planificaron cómo se dará ese acercamiento del que por ahora sólo algunos se animan a hablar en off the record.

El tigrense ofició como anfitrión del evento, en el que decidieron no dejar trascender fotos. Su retorno al peronismo por ahora no será oficial, aunque en la intimidad reconoce que empezará a dar algunas señales de acercamiento.

Massa repite que no quiere fallar a un sector de sus votantes y tampoco sabe cómo deshacerse de su aliada electoral Margarita Stolbizer. Por eso, definió con Menéndez una serie de actividades que podrían realizar en conjunto antes de que termine el año, pero aseguran que no habrá anuncios de peso en lo que queda de 2017.

Sin embargo, algunos dirigentes del massismo ya arrancaron desde hace algún tiempo a dar indicios de acercamiento al PJ, como el intendente de Tigre, Julio Zamora, además de otros referentes del Frente Renovador como Felipe Solá, Facundo Moyano y Carlos Acuña.

Las conversaciones de Menéndez para hacer confluir en el PJ a sectores que se alejaron de la ex presidenta Cristina Kirchner incluye a Florencio Randazzo, con quien se reunió este miércoles a la tarde y dejaron sellado el encuentro en una foto de la que también participó el diputado electo por Cumplir, Eduardo “Bali” Bucca.

Entrevistado en el evento LatinFinance por LPO, Menéndez habló de “articular” con sectores que eligieron otras expresiones políticas, entre los que procuró mencionar a Massa, Randazzo y Diego Bossio.

En cuanto al kirchnerismo, consideró “posible” llegar a la unidad, pero aclaró: “Cristina ha manifestado su intención de hacer crecer Unidad Ciudadana, entendiendo que fue una gran herramienta electoral”.

En el entorno del intendente de Merlo se muestran cautos a la hora de opinar sobre el futuro político de la ex Presidenta. Si bien dan indicios fuertes -como la foto que se sacó con Miguel Pichetto en octubre- no rechazan la posibilidad de confluir con el kirchnerismo en un frente electoral más amplio de cara a 2019, aunque coinciden en que no debería tener una “centralidad exclusiva”.

En el plan de Menéndez también tiene programados encuentros con algunos gobernadores: dentro de unos días viajará a Córdoba a ver a Juan Schiaretti -tras reunirse con el senador Carlos Caserio- y luego se verá con el salteño Juan Manuel Urtubey.

En su entorno dicen que serán “rondas de consulta” para conciliar posiciones en el peronismo desde un anclaje bonaerense -donde el PJ tiene la mayor cantidad de afiliados- pero con la idea de negociar y tener “coherencia” entre todos los actores del partido a nivel nacional.

Menéndez ideó la estrategia con su par de Lomas de Zamora, Martín Insaurralde, con quien conformó la liga de intendentes más dialoguistas con la gestión de María Eugenia Vidal. Tras derrotar a Fernando Espinoza y quedarse con la conducción del PJ Bonaerense, este miércoles sellaron su pacto con un abrazo en Lomas.