El expresidente Eduardo Duhalde le aconsejó al presidente Mauricio Macri “que busque rápido un sucesor” porque “la gobernanza moderna es tremendamente exigente”. Lo hizo en momentos en que ya se perfila la interna entre sus posibles elegidos: Marcos Peña, María Eugenia Vidal y Horacio Rodríguez Larreta.

Duhalde se pronunció de esta forma en declaraciones a la prensa en el Senado, adonde concurrió para participar como disertante en el ciclo de charlas “La perspectiva de los partidos políticos en los procesos electorales”.

El expresidente y exsenador nacional sostuvo que “el momento de la gobernanza moderna de hoy es tremendamente exigente” y agregó: “Le aconsejaría a Macri que busque rápido un sucesor, porque es intolerable la gobernanza de hoy”.

Al respecto, señaló que “se suman, a los que ya eran problemas hace 10, 20 o 30 años, el avance vertiginoso del crimen organizado pero además también las redes sociales, que tienen una importancia fundamental” en el mundo actual y agregó: “El Gobierno hace lo que puede en una situación difícil”.

“Lo que yo siempre le pido a la gente es que tiene que tener paciencia, es decir, no importa si el gobierno anterior tuvo el 70 por ciento de la culpa y este el 30, lo cierto es que tenemos un problema y la única solución que yo he conocido para resolver los problemas es juntándonos”, afirmó el exmandatario.

Sobre este punto sostuvo que “el tema del encuentro patriótico empieza en el corazón” y agregó: “No tenemos que pelearnos mal, por Dios, nos la pasamos peleando, parece un reñidero. Se arman dos tribunas, basta de peleas, el país nos necesita a todos”.

Posteriormente, durante su discurso en el evento celebrado en el Salón Azul del Congreso respecto de los partidos políticos, Duhalde sostuvo que en la actualidad la lógica entre las fuerzas debe ser que “los que ganan administran y los que pierden controlan”.

Al repasar su desempeño como Presidente designado por la Asamblea Legislativa en el marco de la profunda crisis política, económica y social desencadenada en 2001, señaló: “Yo no salvé nada, fue la política”.