El jefe de Gabinete Marcos Peña evitó adelantar si el gobierno intentará sesionar nuevamente la semana próxima para aprobar la reforma previsional y si aceptará darle “una compensación” a los jubilados como propone Elisa Carrió.

El funcionario apuntó contra el kirchnerismo por los hechos de violencia que sucedieron en el Congreso. “Cruzaron una raya que no se había cruzado, primero afuera y después adentro. Los diputados kirchneristas se convirtieron en piqueteros en la Cámara de Diputados. Llegaron a proponerle agresión al presidente de la Cámara de Diputados”, señaló.

Marcos había asegurado ayer que el oficialismo tendría “los votos” para aprobar la reforma previsional algo que no resultó tan simple para Cambiemos.

Peña negó que el Gobierno piense en modificar la normativa luego de las masivas manifestaciones de ayer y hoy. “Sería muy triste que por la acción de los violentos tenga que modificarse un debate parlamentario”, sostuvo en una conferencia de prensa.

“Generamos una serie de reformas para ayudar a los sectores más vulnerables y reforzar el camino de desarrollo”, explicó el ministro coordinador y agregó: “Argentina tiene un déficit fiscal que se explica por su déficit previsional”.

El jefe de Gabinete también le pidió un cambio de comportamiento al kirchnerismo. “Los que tiene que hacer los que representan la minoría es tener la dignidad de sentarse y debatir y de perder cuando no representan una mayoría. No es a través de la violencia y la mentira que van a lograr una mejoría de los argentinos”, argumentó. “La paz social está absolutamente garantizada”, aseguró.