Elisa Carrió reapareció en el Congreso y reclamó que el gobierno nacional retire “el proyecto de legalización del aborto por respeto a las creencias” religiosas. La diputada adelantó además que votará contra la iniciativa si llega a la Cámara Baja.

La legisladora interpretó la propuesta del gobierno para debatir el tema como una estrategia para dividir a los partidos políticos en torno a la problemática.

“Les pido encarecidamente a los diputados que pidieron la sesión, que tengan en cuenta que hay muchísimos argentinos cristianos, musulmanes, judíos, que están viviendo en este momento un tiempo sagrado para todas las religiones, entonces no podemos violentar para dividir”, remarcó.

“Nuestra verdadera agenda es el hambre de los chicos vivos y las madres vivas, es nuestra mayor ofrenda para la humanidad”, señaló Carrió antes de entrar al recinto para escuchar el discurso de Mauricio Macri, quien volvió a insistir con el debate sobre el aborto.

Les pido encarecidamente a los diputados que pidieron la sesión que tenga en cuenta que hay muchísimos argentinos cristianos, musulmanes, judíos, que están viviendo en este momento un tiempo sagrado para todas las religiones, entonces no podemos violentar para dividir. https://t.co/u5S3oOJNxu

— Elisa Lilita Carrió (@elisacarrio) 1 de marzo de 2018
Al finalizar, reiteró que votará en contra de la despenalización del aborto y adelantó que “más adelante” explicará las razones por las cuales se opone a su legalización.

Desde el Congreso recordaron que en ocasiones anteriores la discusión por el aborto legal ni siquiera pasó el primer filtro del parlamento. Los antiabortistas ni siquiera dieron quórum en las comisiones donde debía tratarse el tema.

Frente al pedido de Macri para debatir el tema la estrategia podría tener un giro: los anti abortistas buscarían ahora impedir el dictamen para que el proyecto no salga de la comisión y tampoco llegue al recinto.