Gonzalo Cané, un funcionario clave de Patricia Bullrich, parece dispuesto a asumir el liderazgo sin complejos de la alt right (la ultraderecha alternativa) del gobierno de Mauricio Macri. Sus postulados son reflejados en su cuenta de Twitter donde expresa de manera muy agresiva posturas contrarias a la despenalización del aborto, a favor de la pena de muerte y de cobrarle los servicios de salud a los extranjeros.

Gonzalo Cané, que regresó a las redes sociales con el avatar de un feroz perro policía, ensaya así una suerte de remixado local del movimiento que lideró Stephen Bannon en Estados Unidos, el fallido ideólogo del arribo de Donal Trump a la Casa Blanca, que le dio resonancia nacional a ese movimiento desde el portal Breitbar News.

Cané está al frente de la Secretaría de Cooperación con los Poderes Judiciales, Ministerios Públicos y Legislaturas, dependiente del Ministerio de Seguridad. En los hechos es el operador más cercano de la ministra ante los jueces que manejan causas sensibles para su ministerio.

Su pasado como secretario letrado de la Corte Suprema le dejaron contactos e influencias dentro del mundo judicial.

Siguió en persona -y muy cerca del lugar de los hechos- los desalojos a los mapuches que le costaron la vida a Santiago Maldonado y a Rafael Nahuel. El primero murió ahogado al intentar cruzar el río Chubut. El segundo recibió un disparo por la espalda. En plena crisis por esas muertes, el propio Cané se ocuparía de seguir de cerca las declaraciones que los gendarmes hacían ante la Justicia. Incluso de acusar a los mapuches de modificar la escena de la desaparición de Maldonado.

Hace unos seis años que se desempeña como asesor de Bullrich. En los últimos años del gobierno anterior, Cané plasmaba toda su furia contra el kirchnerismo en su cuenta de Twitter. Algo que no dejó de hacer ya como secretario de Estado del gobierno de Mauricio Macri.

En plena crisis por las muertes de Maldonado y Nahuel, fue la propia ministra que le pidió que cierre esa cuenta. Cané lo hizo, pero hace pocos días regresó. Su foto de perfil es un pastor alemán, el perro insignia de la policía.

Desde esa cuenta, Cané se alza como el referente de la ‘alt right’ dentro del gobierno de Cambiemos, una línea ideológica de extrema derecha que rechaza a los conservadores que asumieron ideales considerados progresistas. En Estados Unidos, fue Steve Bannon quien encabezó ese movimiento como asesor de Donald Trump hasta agosto del año pasado, cuando fue despedido.

También levantó las banderas de la derecha alternativa en la reciente polémica por el cobro de los servicios de salud a los extranjeros. “No me cabe duda que cobrar los servicios de salud a los extranjeros es el camino correcto. En nuestra Constitución Nacional no hay derechos absolutos, ni los del artículo 20. El concepto también debe aplicarse a las Universidades”, dijo.

Sobre el tema dejó en claro su postura ideológica: “La Patria Grande es un concepto estúpido. Mi patria sólo es la Argentina y me niego a seguir financiando tours de salud para extranjeros”, escribió.